El don que tiene Mehta

Festival de SantanderObras de Beethoven Rimsky-Korsakoff y Dvorak. Filarmónica de Israel. Director: Zubin Mehta. Palacio de Festivales de Cantabria, Santander, 1-VII- 2012.

Mehta brindó una espléndida sesión musical en Santander
Mehta brindó una espléndida sesión musical en Santander

Santander respira música: a la misma hora que Zubin Mehta inauguraba la edición 61ª del Festival, en la Sala Argenta del Palacio de Festivales, en el mismo edificio tenían lugar las últimas actuaciones de la fase de cámara y recitales del Concurso Internacional de Piano Paloma O'Shea, una competición que llega su edición 17ª con 40 años de vida. Coincidiendo con el final del concierto, se anunciaba que la única española clasificada, Marta Liébana, se apeaba de las semifinales. Mehta compensó con una espléndida sesión musical el regusto amargo que a muchos dejó la eliminación. El maestro indio lleva 44 años vinculado a la Filarmónica de Israel, que lo nombró consejero artístico en 1968 y titular vitalicio en 1977. No sólo la excelente forma de la agrupación, que acaba de rebasar los 75 años, sino la imponente galería de directores que han pasado por su podio, se deben al trabajo de Mehta, encomiable forjador de conjuntos instrumentales, que aquí tuvo tarde de campanillas. Abrió sesión con una lectura hiper-clásica de la «Octava Sinfonía» de Beethoven, donde el elegante fraseo de la cuerda israelí definió el estilo. Se marcó luego un apabullante «Capricho español» de Rimsky, que embraveció a la sala, y cinceló en la segunda parte una versión de enorme fuerza, pero a la par de raro intimismo, de la «Sinfonía del Nuevo Mundo», con un segundo movimiento de antología.