Eurocopa

GRUPO C: «The italian job»

Fabio Capello idea y Wayne Rooney ejecuta el plan de Inglaterra: alcanzar la final de Johannesburgo 

Wayne Rooney, autor de nueve goles en la fase de clasificación, es la gran esperanza inglesa
Wayne Rooney, autor de nueve goles en la fase de clasificación, es la gran esperanza inglesa

De la histeria de McClaren al minucioso control de Capello. Inglaterra vuelve a ser favorita. La reacción a la humillación que supuso quedar fuera de la Eurocopa 2008 en el mismísimo Wembley no se hizo esperar. Por segunda vez en la historia, un entrenador no británico dirigirá a la selección inglesa en un Mundial. El metódico estratega italiano ha de superar el listón marcado por el sueco Sven Goran Eriksson en Alemania 2006: los cuartos de final.Si hay un año en el que Inglaterra puede sorprender es éste. El inconfundible sello de Fabio Capello se deja notar y no ha lugar a la improvisación. Su ideario se reduce a tres palabras: ganar, ganar y ganar, bajo la premisa del orden. Así, y pese a que el fútbol de España acapara la mayoría de los elogios, la fase de clasificación inglesa rozó la perfección (perdió un partido y fue el último). «El General» ha conseguido hacer funcionar como equipo a un grupo de futbolistas cargado de talento pero desaprovechado de forma miserable años atrás. Gerrard, Lampard, Cole, Terry... Es increíble que no hayan ganado nada. Aun sin el alma y capitán de la selección, David Beckham, y con la significativa baja de Michael Owen, Fabio Capello cuenta con argumentos sobrados y un líder natural, Wayne Rooney, que llega a Suráfrica con una espina clavada. En Alemania, «The wonder boy» era un proyecto de estrella de sólo 21 años que perdió los nervios, pisó en sus partes a Ricardo Carvalho y se fue del partido «gracias» al guiño del que era su compañero en el Manchester United, Cristiano Ronaldo. Un drama en Inglaterra, la cuna del fútbol, una anécdota más en el currículum del fenómeno luso. Con el portugués en el Santiago Bernabéu, Ronney ha explotado definitivamente. Sus 34 goles en 49 partidos lo colocan sólo por detrás de elegidos como Messi o Drogba. Aun así, no ha acabado la temporada en forma. Unas molestias musculares le mermaron. El United lo acusó y se quedó sin título. Tampoco importa ahora, «The Three Lions» resucitan con Capello, renovado hasta 2012 antes de viajar a Suráfrica. Sus decisiones se respetan, aunque de la lista definitiva se han caído dos fijos: el relevo en la capitanía, Rio Ferdinand, lesionado, y el gunner Theo Walcott, por decisión técnica. En cambio, Gary Berry sí está entre los elegidos. Los «pross» han recuperado su mejor versión. Las estadísticas refuerzan al país y el currículum cargado de éxitos de su entrenador mueve montañas. Para empezar, en Rustenburgo, le espera EE UU, su prueba más difícil. La fase previa parece un regalo, pero la historia inglesa está repleta de fracasos sonados. 1966: UN TÍTULO Y MIL FRUSTRACIONES¿Imaginan a los americanos sin ganar al baloncesto? Inglaterra inventó el fútbol y, sin embargo, sólo ha sido campeona del mundo una vez, y jugando en casa. Siempre favorita y plagada de excelsos futbolistas, sus batacazos son históricos. Desde entonces, su mejor resultado fue la semifinal de la Eurocopa 1996. El remedio es Capello. EEUU: FUERA CARETAS CON DONOVAN AND CiALa presencia de EEUU ya no es testimonial. La eliminación de España en la Copa Confederaciones y la disputa de la final frente a Brasil arrebata a los norteamericanos el disfraz de selección secundaria. El eterno Landon Donovan y su posterior generación lo han conseguido: el «soccer» empieza a importar en una tierra donde el deporte rey resultaba minoritario. Bob Bradley se marca como objetivo pasar la fase de grupos. A partir de ahí, a soñar con «barras y estrellas».ARGELIA: REIVINDICACIÓN NORTEAFRICANADespués de eliminar en la repesca a Egipto, campeona de África, los «zorros del desierto» disputan por tercera vez una fase final mundialista. El eterno Jeque Rabah Saâdane, de 64 años, ya dirigió a los argelinos en México 86, y ahora se plantea dar la sorpresa, aunque sus argumentos escasean. Bougherra (Rangers), Ziani (Wolsburgo) y Belhadj (Portsmouth) lideran un conjunto limitado en el que aparece el racinguista Lacen como rostro conocido. ESLOVENIA: EL MURO MILAGROSO DE MATJAZ KEKLa selección de un país de sólo dos millones de habitantes ha sido el verdugo de Polonia, Chequia y Rusia. Eslovenia se presenta en Suráfrica con el disfraz de cenicienta, pero la fuerza del colectivo armado por un hombre milagro: el seleccionador Matjaz Kek. El portero Handanovic (Udinese), Navakovic (Colonia) y Koren (West Bromwich) son sus «estrellas». Con empatar un partido habrá mejorado su anterior y único precedente en un Mundial, el de Corea y Japón en 2002.