Baloncesto

Arranca un Eurobasket con España como rival a batir

Comienza una nueva aventura para la selección española de baloncesto que ya se encuentra ejercitándose en Lituania en aras a hacerse con la pista que a partir de mañana verá competir a los conjuntos del grupo A que disputan el Eurobasket.

Pau y Marc Gasol durante un partido preparatorio
Pau y Marc Gasol durante un partido preparatorio

España llega a la cita con un equipo fuerte que ha demostrado un buen juego durante la preparación, aunque también algunos fallos. Scariolo ha tenido tiempo para hacer pruebas de todo tipo: desde jugar con dos bases, a juntar a los hermanos Gasol en la cancha, o experimentar con un Sergio Llull que se mueve entre las posiciones de base y escolta.

Equipo renovado
Además, incorporaciones como la de Ibaka han insuflado un nuevo aire en el juego interior que a la selección le viene muy bien. Pero no es el único cambio dentro de la pintura. Felipe Reyes, que antes era un portento indiscutible, luchador como nadie, ha perdido cierto protagonismo y ha quedado relegado a sustituir a otros pívots con un momento de forma mejor.

No obstante, el pívot madridista se está ganando una nota de diez al entrenarse con total normalidad con el resto del equipo tras la reciente pérdida de su padre.

Mientras tanto, en la posición de base, el barcelonista Víctor Sada, se ha hecho un hueco en el equipo y luchará por aportar el máximo al grupo. Y en cuanto a Ricky Rubio, éste se libera de la presión que el año pasado en Turquía pesaba sobre él. José Manuel Calderón se hace cargo de liderar la dirección del equipo y le quita de responsabilidades extra al "pequeño"español, que seguirá siendo uno de los hombres fijos y referentes en la pista.

De esta manera, la plantilla se mentaliza para afrontar mañana su primer partido de competición contra Polonia a las 14:15. Un horario un tanto particular pero que en el caso de España se repetirá en casi todos sus encuentros de primera fase.

España en el grupo A
Una primera fase en la que «La Roja» está encuadrada en el grupo A junto con Polonia, Gran Bretaña, Turquía, Portugal y la anfitriona Lituania. Una fase de grupos asequible en la que será Lituania la que se conforme como el hueso duro de roer, contando además con una afición infalible que les arropa como nadie.

El resto de grupos estarán formados por: Francia, Alemania, Israel, Italia, Letonia y Serbia (grupo B); Bosnia, Croacia, Macedonia, Grecia, Montenegro y Finlandia (grupo C); y Bélgica, Bulgaria, Georgia, Rusia, Eslovenia y Ucrania (grupo D).

De cada grupo pasarán tres equipos a la siguiente fase y estos tres quedarán emparejados de la siguiente manera: grupo A y B luchan entre sí (y conforman el grupo E) y grupo C y D (forman el grupo F).

Posteriormente, a los cuartos de final llegarán cuatro plantillas del grupo E y cuatro del F y estos se enfrentarán entre el 14 y 15 de septiembre. Finalmente, las semifinales se celebrarán el día 16 y la final, el 18 a las 20:00 horas.

Diferentes pabellones
Precisamente, todas estas fases finales (incluídos los cuartos, las semifinales y la final), serán acogidas por el pabellón Zalgiris Arena, con una capacidad de 14.502 espectadores y situado en la ciudad de Kaunas. Un pabellón completamente moderno que fue inaugurado el pasado 18 de agosto.

Pero hasta llegar a esta ciudad, la segunda más grande de Lituania, España tendrá que pasar por el Cido Arena, recinto en el que se disputarán los partidos del grupo A y que puede albergar a 5.700 aficionados; y por el Siemens Arena, en la capital lituana Vilnius, que organizará todos los encuentros de segunda fase.

España busca revalidar el oro conseguido en Polonia, pero otro de los grandes objetivos es lograr billete que les lleve a los Juegos Olímpicos de Londres del próximo año. Para lo cual, tendrán que quedar entre los dos finalistas.

De lograr hacerse con el campeonato sería la segunda vez en la historia que el conjunto español logra un europeo y tras la inesperada eliminación en el Mundial de Turquía, la ÑBA tiene hambre de un título que la mantenga arriba del todo. Y para ello, el conjunto español tendrá que consolidarse defensivamente como ya lo hizo en las últimas fases de Polonia.