Chávez viaja a Portugal para ayudar en «momentos difíciles»

El presidente venezolano, Hugo Chávez, expresó hoy su voluntad de ayudar a Portugal, que "está pasando momentos difíciles", tras llegar a Oporto en la última etapa de su gira por Europa y el mundo árabe.

"Venimos a darle nuestras manos, nuestro corazón a Portugal porque no nos queda más que unirnos para enfrentar los desafíos", manifestó Chaves, al señalar que visita este país a petición de su "amigo José Sócrates, un buen hombre"y que va ampliar el suministro de petróleo a Lisboa.

El presidente venezolano y el primer ministro luso firman hoy varios acuerdos económicos, con un volumen total de negocio que puede rondar los mil millones de euros, para que Lisboa suministre a Caracas, según fuentes oficiales lusas, dos ferrys, dos barcos asfalteros y un millón y medio de ordenadores portátiles.

La visita de Chávez a Portugal se produce cuando el país ibérico atraviesa una grave crisis económica que le ha obligado a adoptar estrictas medidas de ahorro, como recorte de salarios y suspensión de las inversiones del Estado, para cumplir las exigencias de Bruselas y calmar la presión de los mercados sobre su deuda.

Chávez, que tiene previsto regresar hoy mismo a Venezuela, visitará con Sócrates los astilleros de Viana de Castelo, a unos 400 kilómetros al norte de Lisboa y donde se construirán los barcos para su país y además la empresa que ensambla los computadores para escolares, situada en la misma región del norte luso.

El presidente venezolano era esperado anoche en Oporto, donde llegó a organizarse un fuerte dispositivo de seguridad, aunque finalmente su avión aterrizó hoy, poco antes de la hora oficial (10.30 GMT) a la que estaba programada la visita a los astilleros.

En Oporto Chávez concluye la gira internacional de casi dos semanas que le ha llevado a Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Irán, Siria y Libia, y en la que anunció un acuerdo con Moscú para construir una central nuclear en Venezuela.

La breve estancia en Portugal está centrada en la firma de los acuerdos económicos que amplían los ya suscritos en los últimos tres años con Lisboa y abarcan también el suministro de viviendas prefrabricadas, materiales eléctricos y convenios para cambiar petróleo por productos lusos.

La visita supone un nuevo reencuentro de Sócrates y Chávez, que han celebrado ya seis reuniones bilaterales, en Portugal o Venezuela, desde noviembre de 2007, coronadas, en todos los casos, con la firma de acuerdos económicos de calado.

En el marco de esas relaciones, que Chávez considera de gran amistad, se ampliaron en mayo, cuando Sócrates visitó Caracas, los convenios entre la petrolera estatal venezolana PDVSA y el antiguo monopolio luso de los hidrocarburos, Galp, que le compra 30.000 barriles diarios de crudo y tiene una concesión en la faja petrolífera del Orinoco, que dará otros 200.000 barriles diarios.

Los principales acuerdos de cooperación entre Venezuela y Portugal se suscribieron hace dos años, durante una escala de Chavez en Lisboa, e incluyeron el suministro de 50.000 viviendas prefabricadas, contratos sobre construcción, energía eléctrica y petróleo y la venta de otro millón de computadoras portátiles.

Chávez visita hoy la fábrica lusa que ensambla esas máquinas destinadas a escolares y denominadas en Portugal "Magallanes", que incorporan procesadores de la multinacional norteamericana Intel, autora de su diseño.

Caracas invertirá 780 millones de dólares en el mayor yacimiento de gas iraní
Hoy también se ha conocido que Venezuela se ha comprometido a invertir unos 800 millones de dólares en el desarrollo de la fase 12 del yacimiento de gas iraní de South Pars, considerado uno de los más ricos del mundo, reveló hoy el responsable del proyecto, Hamad Akbari.

En declaraciones divulgadas por la agencia de noticias energética Shana, el responsable iraní desveló, asimismo, que será la compañía nacional de petróleo venezolana PDVSA la que realizará el desembolso, que supone la financiación de un 10 por ciento del total de la inversión en la referida fase. "El acuerdo definitivo estará concluido en un plazo máximo de tres meses", agregó.

Akbarí recordó, igualmente, que PDVSA compartirá el proyecto con la compañía angoleña Sonangol Group, a la que ya se le concedió un 20 por ciento de la participación. "Hasta la fecha se han invertido cerca de 2.300 millones de dólares en este proyecto y prevemos que se invertirán otros 2.800 antes de final de año", concluyó.

Descubierto en la costa del golfo Pérsico, el yacimiento de South Pars pertenece tanto a Qatar como a Irán, país este último que calcula sus reservas en más de 14 trillones de metros cúbicos de gas y 18.000 millones de barriles de gas licuado.

El régimen iraní ha dividido su explotación en 20 fases, de las que menos de una decena están en marcha. A lo largo de este año, multinacionales petroleras como la francesa Total, la anglo-holandesa Shell o la hispano-argentina Repsol han abandonado sus proyectos en South Pars, debido a las sanciones internacionales impuestas a Irán por las sospechas bélicas que desprende su programa nuclear civil.