El Senado ahorra 80362 euros en telefonía móvil respecto al contrato anterior

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- Si hace tan sólo dos días el despilfarro del Senado en su nueva página web centraba todos los debates, ahora sus señorías son noticia justo por todo lo contrario. Sí, hablamos de austeridad. La Cámara Alta adjudicó ayer el contrato de telefonía móvil para los dos próximos años y lo hizo rebajando su oferta inicial nada menos que un 56,7 por ciento. Para entendernos, en apenas cinco meses el contrato ha bajado de los 842.040 euros previstos en un principio a los 364.638 actuales. Eso sí, en ambos casos, «IVA no incluido».

Y, aunque dicen que las comparaciones son odiosas, hay que señalar que también supone un ahorro de 80.362 euros respecto al contrato conseguido por el Ejecutivo anterior, que ascendía a 445.000 euros. En definitiva, por no ahondar en esto de los reproches, supondrá un ahorro de 3.349 euros al mes respecto a la etapa anterior. ¿El modo de pago? En 2013 se abonarán 182.319 euros y el resto, al año siguiente.

La adjudicataria del contrato, Movistar, por su parte proporcionará 440 líneas de telefonía móvil o, lo que es lo mismo, 300 smartphone de gama media/alta (con memoria flash o tarjeta de 8 GB) y 140 terminales de tipo básico que, esto es muy importante, tengan un «peso reducido». En caso de «pérdida, hurto o robo», la compañía facilitará un terminal de sustitución sin coste para el Senado, siempre que no supere la barrera de los catorce móviles, tal y como figura en la licitación del contrato.

Finalmente, ya que tanto se ha hablado del dispendio de los senadores en llamadas y SMS a números «especiales», fuentes de la Cámara Alta han querido dejar claro que, además de no ser cierto que sus señorías se gasten el dinero en ese tipo de llamadas, el contrato contempla una tarifa plana que incluye todo, «sin coste adicional alguno». En concreto, el aprobado ayer establece una tarifa plana ilimitada de 25 euros semanales para las líneas de telefonía móvil con voz y datos, y otra de 9 euros al mes para que los senadores accedan a internet desde sus tablets, las mismas que recibieron al inicio de la legislatura.