La banca ya da por perdido 2011

Los bancos han destinado a provisiones, entre enero y junio, casi 11.000 millones de euros para cubrir riesgos.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

MADRID- El descenso en un 18,6% de los beneficios de Banesto en los nueve primeros meses de este año ha disparado las dudas sobre el comportamiento del sector financiero en el segundo semestre del año y, por extensión, de la economía española. La entidad que preside Ana Patricia Botín situó su beneficio atribuible en los nueve primeros meses del año en 450,6 millones de euros. Banesto ha sido el primer en presentar sus cuentas entre enero y septiembre, un periodo caracterizado por la salida de la recesión de la economía española, que, sin embargo, no ha conseguido dinamizar las peticiones de crédito, que mantienen la debilidad de los últimos trimestres.

Fuentes consultadas por LA RAZÓN en el sector coinciden en que la recuperación no llegará hasta el año 2012, cuando la economía española dé algunos signos de fortalecimiento. Los grandes bancos dan por perdido 2011, un ejercicio que, a comienzos de este año, era considerado por todos como el año de la transición.

¿Qué ha pasado en estos meses? Que el crecimiento de la economía española (0,1% en el primer trimestre del año y 0,2% en el segundo) no ha dinamizado el crédito, que se mantiene estancado en el mejor de los casos. Como quiera que el paro permanece por encima de los cuatro millones de trabajadores, los niveles de morosidad no encuentran techo y los bancos tienen que destinar fuertes cantidades de dinero para provisionar sus riesgos. Un alto cargo de un gran banco español aseguró recientemente que con la excepción de los préstamos hipotcarios y las administraciones públicas, «nadie se acerca a un banco para solicitar un crédito», por extraño que parezca. Y si los bancos no prestan dinero, la base de su negocio, es difícil que puedan mirar con optimismo el futuro. No le falta razón. La financiación a las Administraciones Públicas roza ya los 600.000 millones de euros, cuando a finales de 2008 estaba situada en 432.233 millones. Sin embargo, la financiación a empresas lleva doce meses en tasas negativas (-1,7% en agosto) según los últimos datos del Banco de España. Otro alto cargo de un banco asegura que «lo único que se lleva a un banco por delante son los créditos». Está en lo cierto. En los seis primeros meses de este año, los bancos españoles han tenido que destinar a provisiones para cubrir riesgos y el deterioro de sus activos inmobiliarios nada menos que 10.977 millones de euros, que se han dejado sentir en la cuenta de resultados, que se ha reducido en un 6,7%, de acuerdo con los datos de la AEB. En el caso de las cajas de ahorros, las dotaciones para provisiones han ascendido en el primer semestre a 5.000 millones de euros, como consecuencia de una morosidad media del 5,9%. Las previsiones para 2011 no alientan el optimismo en el sector financiero. El consenso del mercado da para España un aumento del PIB del 0,6-0,7% (la mitad de la cifra que prevé el Gobierno en los PGE) que por sí solo no será capaz del «tirar del crédito».

Los bancos que concentren su negocio en España «lo van a pasar mal», comenta un alto directivo bancario a LA RAZÓN, que considera posible que algunas entidades pudieran llegar a tener pérdidas. Lo peor es que pinta un escenario poco halagüeño: «España puede estar tres o cuatro años creciendo por debajo del 1%».

No obstante, según la AEB, los bancos han capeado el temporal mejor que otras entidades de la UE, ganando de enero a junio 7.979 millones de euros. Eso sí, supone un 6,7% menos que en el primer semestre de 2009, con una tasa de morosidad del 4,2%, ocho décimas más que en junio de 2009. Las cajas de ahorros tuvieron 2.538 millones de beneficios, un 29% menos.