La lucha contra el falso prejuicio por Toni P

La lucha contra el falso prejuicio, por Toni P.
La lucha contra el falso prejuicio, por Toni P.

No le envidio en el puesto al director de comunicación de Enresa. Su cometido es, probablemente, de los más difíciles de llevar a cabo. Porque, contar las bondades de una empresa pública cuyo fin es almacenar, tratar y destruir los residuos radiactivos que se generan en España es algo realmente complicado. Y no porque sea imposible defender esos conceptos, sino porque aún se tiene en nuestro país una imagen casi demoníaca de lo que significa «nuclear». Probablemente es una cuestión generacional el hecho de que ese cliché se rompa y se asuma que España necesita de la energía nuclear para crecer y dejar atrás una dependencia energética ancestral. Y, si se conviene que la energía nuclear es necesaria, se conviene que la labor de Enresa lo es aún más. Su misión es tratar, acondicionar y almacenar los residuos radiactivos que se generan en cualquier punto del país. Enresa también se ocupa del desmantelamiento de centrales nucleares cuya vida útil ha terminado. Ahí es nada. Luchan contra prejuicios, miedos, rechazos e incomprensiones sociales, pero ellos creen firmemente en la necesidad del proyecto. Su presidente, José Alejandro Pina, es un enamorado de su trabajo. Sabe que posiblemente muy pocos le envidien el puesto pero es de esas personas comprometidas en lo que hace. Quieren abrirse a la sociedad, que sea ella la que compruebe que la seguridad de sus instalaciones, de sus procesos y de sus prácticas es absoluta. Numerosas comunidades extranjeras ya lo han experimentado con visitas a su centro de Córdoba, un modelo que se sigue en toda Europa. Invitan a que España haga lo mismo. Habrá que tomarles la palabra…