El personaje de la semana: Benedicto XVI

Los republicanos habrán puesto las cosas en su sitio en la Cámara de Representantes, pero el enemigo objetivo, Irán, a Obama le quita el sueño
Los republicanos habrán puesto las cosas en su sitio en la Cámara de Representantes, pero el enemigo objetivo, Irán, a Obama le quita el sueño

Europa o América no se entienden sin el cristianismo; hasta «Iemanjá» o la Pachamama son trasuntos sincréticos de la Virgen. España es incomprensible sin el catolicismo sea cual fuere la fe o el agnosticismo o el ateísmo desde la que se contemple su Historia. Ante el relativismo imperante y el laicismo forzado, la visita de Papa es más útil que la improbable de Obama. ¿Cuánto costaron las vacaciones de Michelle? Hasta sus adversarios reconocen que el que fuera cardenal Raztinger es un intelectual de raza, el primer teólogo vivo del mundo. Pero algunos confunden la tornillería con las cosas de comer. Nos pasó con Manuel Azaña al afirmar que España había dejado de ser católica, cuando sólo aludía a la separación Iglesia-Estado. Bizantinamente discutimos cuantos ángeles caben en la cabeza de un alfiler y hasta cronometramos los idiomas del Papa. Se abre al culto la Sagrada Familia. Gaudí fue un católico que repartía su dinero a los menesterosos. Le mató un tranvía y estuvo días en el depósito porque le dieron por mendigo.