UGT en el papel de la patronal: «Esto de las indemnizaciones no es un capricho»

Pastrana no descarta un ERE con 20 días por año en la comunidad

Pastrana (dcha) se reunió con representan-tes de empresas públicas
Pastrana (dcha) se reunió con representan-tes de empresas públicas

SEVILLA- «Las indemnizaciones van a depender de la capacidad económica, como en el caso de cualquier organización. Esto de las indemnizaciones no es un capricho. Si UGT no tiene dinero para plantear un tipo de indemnización mayor actuará como considere oportuno». Las declaraciones pueden inducir a equívoco. No pertenecen a ningún empresario, sino al secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana. En estos términos se pronunció el responsable sindical a preguntas de este periódico, antes de participar en un encuentro con representantes de UGT en empresas y agencias públicas de la Junta de Andalucía.

Los dos principales sindicatos de clase, al igual que la patronal andaluza, se están viendo obligados a reducir su plantilla de trabajadores debido a la merma de las transferencias de la Junta especialmente vía cursos de formación. Se baraja que las indemnizaciones puedan ser las mínimas recogidas en la reforma laboral aprobada por el Gobierno central: 20 días por año y un máximo de 12 mensualidades, como ya ha ocurrido en la Fundación Forem de Comisiones Obreras en Galicia. UGT y CC OO han criticado y siguen criticando duramente la reforma laboral de Rajoy, que ven como una de las principales causas de que siga creciendo exponencialmente el paro. ¿Puede quedar tocada la imagen de los sindicatos al usar la herramienta que tanto han censurado? «¿La imagen? En este país existe la legislación que existe para el despido, es la que impone la reforma laboral». Es oportuno recordar que los 20 días por año trabajado suponen el mínimo que recoge la legislación, mientras que el empresario, como está ocurriendo en numerosos casos, puede obviamente ampliar la indemnización. Hay empresas, de hecho, que están pagando una indemnización por despido que oscila en la horquilla de los 30 a los 45 días –tope en la anterior ley– precisamente para preservar su imagen.

El máximo responsable de la UGT-A hizo hincapié en que, de momento, el sindicato «no ha planteado ningún ERE ni ha fijado ningún tipo de indemnización». No obstante, sí ha rescindido ya contratos de forma puntual con indemnizaciones mínimas. Además, once trabajadores de una fundación de UGT están sujetos a un ERTE y hay sobre la mesa un plan de ajuste que afecta a un centenar de empleados de toda la comunidad. ¿Hay compromiso entonces de que no existirá un ERE en Andalucía con 20 días por año? «UGT no se compromete a nada más que a una cosa, a actuar de la manera más honesta, más leal, y dentro de nuestra capacidad más positiva para los trabajadores contratados por el sindicato».
El propio Pastrana reconoció que el sindicato tiene trabajadores para los que en este momento «no hay actividad», «a raíz de que las administraciones han dejado de prestar una serie de servicios que en parte tenían conveniados con UGT». «A partir de ahí tendremos que tomar una decisión de qué hacer con estos trabajadores».

UGT y CC OO recibieron en la pasada legislatura ayudas de la Junta que superan los 260 millones de euros. Cursos de formación copan la mayor cuantía, pero también la prestación de otros servicios como prevención de riesgos laborales o subvenciones para equipamiento e infraestructuras. El plan de reequilibrio financiero de la Junta (2012-2014) también incluía una limitación de las ayudas y horas a las organizaciones sindicales, con una cuantificación de recorte de 10,7 millones de euros en 2012 y 7,6 millones para el próximo año.