Los sindicatos despiden sin contemplaciones

La Razón
La RazónLa Razón

El modelo sindical erigido sobre la subvención pública y los privilegios políticos se desmorona. UGT y CCOO se enfrentan a la cruda realidad de un sindicalismo sin arraigo entre los trabajadores y sin ingresos propios. Los empleados de la UGT de Madrid y de Cataluña pagarán las consecuencias con sus despidos. Lo más hiriente, además de los despidos en sí, es que la cúpula sindical no duda en utilizar los mismos métodos contra los que protesta en la calle: incumplimiento de pactos laborales y estricta aplicación de la reforma laboral a la que le niegan validez.
 

Más control sobre las posiciones a corto
El rebote en la cotización de las acciones de Bankia fue tan espectacular como su desplome el día anterior. Los títulos alcanzaron subidas del 30% en contraste con la caída en ese mismo porcentaje de la jornada previa. Especulación salvaje a costa de los pequeños accionistas. Algunos tiburones se saciaron en el río revuelto sin que las autoridades bursátiles movieran un dedo. Hay que replantearse otra vez acotar las ventas a corto que perjudican gravemente a las entidades y a su base de accionistas.
 

Transparencia pública y ejemplaridad
La Administración tiene el deber de la transparencia. La opacidad alimenta el descrédito. El anteproyecto de Ley de Transparencia, que ayer analizó el Consejo de Ministros, refuerza una ejemplaridad imprescindible a través de un amplio catálogo de exigencias y sanciones, completado con las aportaciones de los ciudadanos. Entre otras, a los altos cargos que vulneren la Ley de Estabilidad, incluida la devolución de las cantidades indebidamente percibidas. La norma afectará a los adjudicatarios de contratos públicos. Un paso necesario.