Atraco en el Rayo a punta de pistola

Alrededor de las 08:00 horas del día de ayer, Diego Pérez, miembro del cuerpo técnico del Rayo Vallecano (encargado de la grabación en vídeo de los partidos), equipo de fútbol de Primera División, sufrió uno de los mayores sustos de su vida. Cuando Pérez se dirigía a su lugar de trabajo en la Ciudad Deportiva del Rayo, situada en el Pau Ensanche de Vallecas, cinco personas encapuchadas le robaron a punta de pistola su coche, un Porsche Cayenne

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los ladrones, que esperaron su momento para realizar el asalto, siguieron a su víctima hasta el aparcamiento interior de la Ciudad Deportiva. Una vez dentro, los delincuentes obligaron a Pérez a bajarse del coche y huyeron rápidamente del lugar en ese vehículo y otros dos más que estaban esperando, según informa Europa Press.

Todavía asustado y conmocionado por el robo, el rayista corrió hacia la zona de vestuarios para avisar tanto al entrenador, José Manuel Sandoval, como a los preparadores físicos que ya se encontraban preparando el entrenamiento. A su salida, no pudieron más que divisar cómo los atracadores se marchaban a lo lejos, momento en el que avisaron a la Policía para iniciar la demanda oportuna.

La reacción de distintos miembros del club no se hizo esperar. José María Movilla, jugador del primer equipo, manifestó a través de la red social Twitter su descontento por el atraco producido, al mismo tiempo que se quejó de la falta de seguridad en las instalaciones del club: «Hace un mes pedimos que nos pusieran seguridad en la Ciudad Deportiva», afirmó el veterano centrocampista a través de internet. Por su parte, fuentes del club rayista se encargaron de negar que exista cualquier tipo de inseguridad en sus instalaciones basándose en el hecho de que es la primera vez que ocurre un incidente de estas características. Todo apunta a que los atracadores esperaban cualquier objetivo que acudiese a las instalaciones en un coche de su conveniencia. El propio entrenador del primer equipo, José Ramón Sandoval, posee un vehículo muy parecido al de su ayudante Pérez y se libró del atraco al acudir al entrenamiento de ayer con el coche de su mujer. El lugar de entrenamientos del Rayo se ubica en el ensanche de Vallecas y tan sólo presenta un año de vida, desde su inauguración a finales de junio de 2010. La Policía aún busca al grupo de cinco encapuchados que llevaron a cabo el asalto ayer a plena luz del día y en la puerta de la Ciudad Deportiva rayista.