Libros

Crítica de cine / «Madres & hijas»: El Cukor de las «indie»

Dirección y guión: Rodrigo García. Intérpretes: Annette Bening, Naomi Watts, Kerry Washington y, Samuel L. Jackson. USA, 2009. Duración: 125 minutos. Drama.

El título no puede ser más explícito: García visita un motivo de la iconografía cristiana –el de la Virgen y el Niño Jesús– reivindicando su santidad desde un punto de vista laico, cotidiano. Tres historias de madres frustradas –Karen (Bening), porque tuvo que dar a su hija en adopción; Elisabeth (Watts), porque carece de raíces y no sabe cómo enfrentarse al mundo; Lucy (Washington) porque no puede tener hijos– se encadenan y entrecruzan a la manera del cine de Arriaga y González Iñárritu (que, no por casualidad, cumple como productor ejecutivo). El personaje de Elisabeth parece haberse escapado de «Lejos de la tierra quemada», aunque Watts, mejor actriz que Theron, le aporta una frialdad, una mudez, mucho más inquietante. Es, pues, en el trabajo de las intérpretes donde Rodrigo García, el Cukor de las «women's picture» de aroma «indie», se siente más cómodo: como ocurría en «Cosas que diría con sólo mirarla» y «Nueve vidas», ellas sustentan con orgullo la materia dramática de una película que está demasiado convencida de su extrema sensibilidad. La mirada de García sobre la realidad es de una ingenuidad desarmante: después de todo, lo que nos dice el filme es que el mundo está lleno de buenas personas. Su discurso sobre la maternidad dista de ser complejo: grandes palabras que disfrazan una ensalada de clichés obsesionada con la idea de reconciliación.