Casi todo sigue igual

Siete hombres, que no los «siete magníficos», son los que se reúnen cada vez que el Atlético de Madrid convoca un Consejo ejecutivo. El dueño, y el que toma las decisión final es Miguel Ángel Gil, que para eso es el máximo accionista.

Enrique Cerezo seguirá siendo presidente del Atlético
Enrique Cerezo seguirá siendo presidente del Atlético

Los demás tienen voz, a veces voto y el derecho a discrepar. Por eso, el consejero Fernando García Abasolo –el disidente del grupo– pidió, con buen criterio, que sólo haya una voz cuando el Atlético tenga que mandar un mensaje, dar una opinión o comentar algún tema de actualidad. Un paso para romper la bicefalia que tantas veces deja a los dirigentes en mal lugar, pues uno dice blanco y a los diez minutos el otro dice negro.

Se plantearon dos votaciones, una para que Enrique Cerezo abandonara la presidencia y se limitara a ser un accionista más, el segundo por número de acciones, pero sin participación en la toma de decisiones. La presidencia entonces la ocuparía Miguel Ángel Gil o quien él designara. En la segunda, el asunto era el contrario, que fuera Cerezo el hombre fuerte. Las dos se rechazaron para que todo siguiera casi igual. Porque Cerezo sigue siendo el presidente, pero su labor se limitará á la «representación oficial del club». Miguel Ángel Gil continuará tomado las decisiones. La intención del consejero delegado del Atlético es disminuir la presencia de Cerezo en los medios, algo que no le ha sentado demasiado bien.

El club anunció que emitiría un comunicado para explicar las decisiones tomadas ayer en el Consejo. Pero hasta en eso les cuesta ponerse de acuerdo a los gestores de la entidad rojiblanca. Y ni siquiera anunciaron que Rafael Alique será el nuevo director de comunicación y ocupará el lugar que hasta ahora pertenecía a Emilio Gutiérrez. Hoy se hará público.