Zapatero saca pecho en Toronto por sus reformas laboral y de pensiones

Ve lejos un acuerdo global sobre cambio climático pero confía en próximas "conquistas parciales" 

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, conversa con la canciller alemana, Angela Merkel, durante la sesión plenaria de la cumbre del Grupo de los Veinte (G-20)
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, conversa con la canciller alemana, Angela Merkel, durante la sesión plenaria de la cumbre del Grupo de los Veinte (G-20)

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, garantizó hoy que no vacilará a la hora de aplicar los ajustes aprobados en su economía porque la reducción del déficit es "imperiosa"y defendió reformas estructurales para lograr un crecimiento "sin gasto público". Esta fue una de las principales conclusiones que extrajo Zapatero de la cumbre del G20 de Toronto (Canadá), donde, en rueda de prensa, mostró su satisfacción por la "definitiva consolidación"de España en el principal foro de coordinación económica mundial. Zapatero defendió también la tasa bancaria para afrontar eventuales crisis de las entidades y reconoció la posibilidad de tener que ampliar el fondo de garantía de depósitos español, algo que "las entidades financieras seguramente no acogerán con gran entusiasmo"pero que deberán asumir por responsabilidad.

Ve lejos un acuerdo global sobre cambio climáticoEl presidente del Gobierno renunció hoy a un "acuerdo global"sobre cambio climático aunque se mostró confiado en que en la próxima Cumbre de Cancún habrá un "avance realista"basado en "conquistas parciales". "Quizás aprendimos de Copenhague, donde había una gran expectativa de acuerdo global, definitivo, total", dijo el jefe del Ejecutivo en referencia a la anterior cumbre mundial del clima, "que eso no es posible y que, en término objetivos y realistas, la lucha contra el cambio climático tiene que basarse en conquistas parciales y en pasos decisivos que comprometan a la comunidad internacional". En una rueda de prensa al término de la reunión del G20 en Toronto, Zapatero se refirió también al "amplio debate"generado sobre la Ronda de Doha y la liberalización comercial, resaltando la "voluntad política"generalizada en este paso. No obstante, advirtió de que aún hay que dar "pasos decisivos para culminar un acuerdo que favorezca el crecimiento mundial y beneficie a los países menosdesarrollados". Zapatero confió en que la cumbre del próximo mes de septiembre sobre los Objetivos del Mileno sea un recordatorio de que la crisis económica no puede hacer olvidar los compromisos en la lucha contra la pobreza. "Hay quedar más posibilidades a los que menos tienen porque forma parte del equilibrio mundial", enfatizó.