MENÚ
domingo 21 abril 2019
10:50
Actualizado

La cadena sueca rediseña sus muebles para cambiar los libros tradicionales por adornos

La estantería Billy de Ikea entierra el libro en papel

Los nuevos catálogos de Ikea incluirán a partir del próximo mes un nuevo modelo de estanterías Billy. Hasta aquí, nada de particular de no ser por el motivo de este cambio de look: serán más profundas para poner en ellas adornos en lugar de libros. Por lo que se ve, la cadena sueca ha enterrado ya el libro en papel.

  • Imagen de la estantería Billy de Ikea
    Imagen de la estantería Billy de Ikea
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de septiembre de 2011. 18:47h

Comentada
Madrid. 15/9/2011

La estantería Billy se ha ganado por derecho propio el derecho a ocupar un rincón en cada hogar. Simple como ninguna, austera a la par que elegante, con tres colores y mil finalidades, es la mejor amiga, en definitiva, de parejas recién casadas, solterones y solteronas, amantes de los libros y entusiastas de la «República independiente de mi casa». ¿Quién no tiene una en su hogar?

Pues bien. La más mítica de las estanterías se ha convertido, quién lo iba a decir, en la mejor metáfora del futuro que le espera al entrañable libro en papel, que parece ser bastante oscuro tirando a negro. ¿Por qué? Muy sencillo: Ikea comenzará dentro de unas semanas a comercializar un modelo más profundo que, por primera vez, no se adaptará como anillo al dedo al tamaño de los libros.

La firma se ha dado cuenta, a partir de las encuestas realizadas entre los clientes, que los compradores buscan cada vez más estanterías donde poner adornos, plantas o, como mucho, esas esplendorosas enciclopedias compradas por catálogo que pagaron en varios plazos y nunca leyeron, pero ya no tienen tanta necesidad de encontrar un lugar para sus libros.Sea porque no los leen, porque no los compran, porque los han tirado o porque creen que ya no comprarán más, lo cierto es que los clientes parecen inclinarse más por otro tipo de estanterías, en las que los cristales, por cierto, ganan terreno.

Como aseguraba The Economist hace unos días, la mejor forma de comprender hasta qué punto está cambiando el mundo del libro es echar un vistazo a las estanterías. Uno de cada ocho lectores es cliente ya de los libros electrónicos, y la tendencia es, obviamente, a seguir subiendo.

¿Seguirán existiendo las librerías?

Los lectores digitales se han dejado seducir, especialmente, por las novelas románticas, de crimen y de misterio, aunque el fenómeno se está extendiendo rápidamente a otros tipos de literatura. ¿Tanto como para acabar matando al libro tradicional? Los expertos parecen estar de acuerdo en que ambos modos de lectura convivirán con el tiempo, pero nadie duda de que el mercado en papel irá perdiendo terreno inexorablemente.

Otro de los fantasmas que preocupa a más de uno es qué efecto tendrá este fenómeno en las librerías. En España y en el resto de países han desaparecido del paisaje urbano las tiendas de discos, y quizás su camino vayan a seguirlo dentro de poco las librerías. ¿Seguirán existiendo los escaparates con las últimas novedades o se mostrarán solo en pantallas digitales? ¿Podrán los amantes de los libros seguir consumiendo las horas muertas pasando páginas en los mostradores de las librerías?

Seguramente, podrán seguir haciéndolo durante un tiempo. Y también, si lo prefieren, colocar su biblioteca en las nuevas estanterías de Ikea. Hay que mirarlo por el lado bueno. Siempre podrán colocar los libros uno detrás de otro y así aprovechar mejor el espacio... después de haber entendido las instrucciones, por supuesto.

 

Últimas noticias