La OTAN no tiene «mandato» para detener a Gadafi

El fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Luis Moreno-Ocampo, advirtió este martes de que la fuerza internacional de la OTAN que opera militarmente en Libia no tiene "ningún mandato específico"para detener al líder libio, Muamar Gadafi, y que el Tribunal de La Haya "no se lo ha pedido".

"Ha llegado el momento de la detención", declaró Moreno-Ocampo durante una rueda de prensa celebrada este martes en la sede del TPI en La Haya, un día después de que el Tribunal emitiera tres órdenes de arresto contra Gadafi, su hijo Saif al Islam Gadafi y el jefe de la Inteligencia, Abdulá al Senussi, por "crímenes contra la Humanidad".


"Libia tiene la primera responsabilidad en la aplicación de las órdenes de detención", aseveró Moreno-Ocampo en un comunicado difundido por la página de Internet del TPI. "Libia no es Estado parte del Estatuto de Roma", por el que se estableció el TPI, "pero es miembro de Naciones Unidas desde 1955", recordó. Por tanto, "debe cumplir con la Resolución 1970 del Consejo de Seguridad de la ONU, que ha pedido específicamente a Libia que 'coopere plenamente y aporte toda ayuda necesaria al Tribunal y al fiscal'", afirmó.


"El Tribunal va a notificar su decisión al Gobierno libio radicado en Trípoli", explicó. "El círculo más cercano a Gadafi tiene la primera opción: puede ser parte del problema, y por tanto ser perseguido judicialmente, o puede ser parte de la población, y trabajar conjuntamente con los otros libios y poner fin a los crímenes", manifestó.


La "segunda opción", según el fiscal, es "el Consejo Nacional de Transición", el órgano de gobierno de los rebeldes, con sede en Benghazi (este), que "ha expresado su deseo de hacer cumplir las órdenes de arresto". "El ministro de Justicia, Mohamed al Alagi, se encuentra aquí y el primer ministro, Mahmoud Jibril, vendrá mañana", ambos para explicar "sus propósitos tan pronto como estén disponibles", indicó.


En todo caso, advirtió Moreno-Ocampo, "las fuerzas internacionales que operan de acuerdo con la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no tienen ningún mandato específico para poner en práctica las órdenes de arresto, y el Tribunal no se lo ha pedido".


"Más que nunca, es necesario que haya negociaciones, pero estas negociaciones deben respetar la Resolución 1970 del Consejo de Seguridad de la ONU para que se haga justicia en Libia y la decisión del Tribunal sobre la detención de Gadafi, su hijo Saif y Al Senussi", declaró.


En estas circunstancias, Gadafi debe enfrentarse a "dos limitaciones legales claras". "Gadafi no puede permanecer en el poder para seguir atacando a sus víctimas y Gadafi debe ser detenido en caso de que viaje a cualquier Estado parte del Estatuto de Roma", advirtió Moreno-Ocampo.


Aparte, Moreno-Ocampo aseguró que la oficina del fiscal seguirá investigando nuevos crímenes relacionados con la situación que vive Libia desde el pasado 15 de febrero, concretamente "las acusaciones sobre violaciones y los intentos de encubrir los crímenes". "Posiblemente añadamos nuevos cargos a los mismos casos", agregó.