Detienen a ex apoderado de las Madres de la Plaza de Mayo en caso de corrupción

El ex apoderado de las Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, quedó hoy detenido tras declarar ante el juez que le investiga por presunta malversación de fondos públicos para un plan de viviendas administrado por la asociación humanitaria argentina.

El juez federal Norberto Oyarbide comunicó a Schoklender su decisión después de que informara al acusado de los delitos que se le imputan, dijeron fuentes judiciales sin proporcionar otros detalles.

"Voy a contestar todo lo que el juez quiera saber. Es porque cada vez que inventaban o armaban algo, luego se les iba cayendo de la causa y por eso han tenido que inventar más"acusaciones, dijo Schoklender a los periodistas poco antes de ser indagado.

La Fiscalía acusa a Schoklender de desviar fondos públicos que recibía la Fundación Madres de Plaza de Mayo para llevar adelante el plan de construcción de viviendas "Sueños Compartidos"por un importe de más de 25 millones de pesos (unos 5,7 millones de dólares).

Oyarbide también ordenó la detención del contador Alejandro Gotkin, colaborador de Sergio Schoklender, y del hermano del ex apoderado de las Madres, Pablo Schoklender.

Gotkin quedó detenido en el Palacio de los Tribunales a la espera de ser interrogado por el juez, mientras que Pablo Schoklender declaró al portal del diario Clarín que se entregará en breve y denunció amenazas.

"No estoy prófugo, como dicen los medios", sostuvo Pablo Schoklender antes de pedir a "las autoridades"que cuidaran de su "integridad física".

"Desde que pidieron mi detención recibo amenazas en mi teléfono celular. Me dicen que tenga cuidado con lo que vaya a decir, que no deje pegado a ningún funcionario", comentó.

En los próximos días, han sido citados a declarar en esta causa Alejandra Bonafini, hija de Hebe de Bonafini, la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, así como Viviana Sala, ex esposa de Sergio Schoklender.

Según la Fiscalía, el ex apoderado montó una red de empresas y utilizó empleados de la fundación, parientes y amigos con el fin de blanquear los fondos y comprar propiedades muebles e inmuebles.

Este proceso judicial se abrió en mayo de 2011 por una denuncia contra Sergio Schoklender, a quien Hebe de Bonafini acusó de ser el jefe de una "asociación ilícita"que causó un grave daño económico a la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Sergio Schoklender reavivó la polémica al asegurar en varias entrevistas que la organización humanitaria mantuvo estrechos vínculos con guerrillas latinoamericanas, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN, Colombia), y que llegó a financiarse con asaltos.

El asunto desató un escándalo y puso en tela de juicio la política de asistencia social y de subsidios del Gobierno de Cristina Fernández.