Solo ante el peligro por José Ramón Pin Arboledas

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Mariano Rajoy, como Gary Cooper, está solo frente a la crisis. Como en los western ganará el que «saque» más rápido. En el impecable discurso del domingo noche aludió a sus deseos de trabajar pronto, para todos y con todos. Pero, para que el resto le ayude, como el Sheriff Kane, antes tiene que demostrar que puede abatir a los primeros pistoleros.

Tiene cuatro enemigos delante, como Kane: la prima de riesgo, la legislación laboral, la falta de crédito y la administración desbocada ¿Puede disparar a los cuatro a la vez? Difícil pero necesario; hay que acabarlos uno a uno, sin pausas, pero también con prisa.

Primero la prima de riesgo; demostrar que va en serio con el déficit público. Ayer, día 21, la bolsa cayó, a punto de perder el 8.000, y la prima de riesgo, mal. Probablemente por el euro, del que España no es el principal problema. Por eso, es necesario dar un mensaje urgente a los mercados. Subir el IVA para aumentar el ingreso público y, a la vez, reducir las cotizaciones sociales, que graban el trabajo, y el impuesto de sociedades. El IVA se recauda pronto. La bajada del impuesto de sociedades y la de los costes de la seguridad social harán competitivas las empresas, creará empleo estable. No será antes de mediados del próximo año, pero no hay más remedio. La bala contra este pistolero es el futuro ministro de economía. Debe ser creíble y eficaz. Su nombramiento «in pectore» es apretar ya el gatillo. Adelante señor Rajoy.

El siguiente pistolero es la legislación laboral. Su bala: una regulación de convenios a nivel de empresa; reducir los tipos de contrato, rebajar los costes de contratación y de despido y flexibilizar la relación laboral. El disparo debe ser certero y claro; sin ello no hay despertar empresarial. Intentarlo con bonificaciones es engañarse.

Le quedan los dos más peligrosos, el sector financiero y la administración pública. Como en el caso del sheriff Kane, es posible que para abatirlos necesite de ayuda. A Gary Cooper le ayudó su esposa; a Rajoy debería ayudarle todo el Congreso. Pero, una vez abatidos los dos primeros, empezará a concitar apoyos. Estoy seguro de que, abatidos los pistoleros, Rajoy no tirará la chapa estrellada, como hizo Kane, la llevará con orgullo durante mucho tiempo. Eso espero, por el bien de todos.

 

José Ramón Pin Arboledas
Profesor del IESE