Entre Mendoza y Pujol

La gala del premio volvió a reunir a lo más granado de la sociedad, desde escritores a empresarios y políticos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

BARCELONA- Un año más, y van 61, la gran gala del Premio Planeta se convierte en un auténtico quién es quién de la sociedad civil y política. En realidad, cabría pensar, sólo es una cena, en la que se anuncia un premio literario, pero eso es como decir que los Oscar sólo son un programa de variedades donde se dan premios cinematográficos. El Palacio de Congresos de Cataluña volvió a ser el escenario de una velada en que se puede ver en la misma habitación a Eduardo Mendoza junto a Ana Maria Matute, al lado a Xavier Trias, alcalde de Barcelona, cerca del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, y a pocos metros a Boris Izaguirre con Risto Mejide. La excusa es literaria, pero su alcance es global. Ya lo recordó el domingo José Manuel Lara, presidente del Grupo Planeta, el prestigioso galardón consigue que por un día el libro tenga tantos fotógrafos y atención mediática como un partido de fútbol y sólo por eso ya demuestra su gran valor. A las 20:30 horas empezaron a dejarse caer las primeras personalidades. Los que llegan pronto no tienen ninguna ventaja, pero la puntualidad siempre es un valor del que presumir. Entre los corrillos que se crean antes de entrar a la cena, con los invitados bien agasajados por canapés y copas de cava, se podía ver a escritores como Inma Chacón, finalista el año pasado del galardón, que miraba con emoción el mismo escenario que le puso los pelos de punta. Lo mismo se puede decir de Javier Moro, el ganador, y otra ristra de antiguos premiados, cada uno encantado de recordar los buenos tiempos, como Lucía Etxebarría o Espido Freire. Junto a ellas, fenómenos editoriales de los últimos años, como María Dueñas o el economista convertido en «best-seller» Leopoldo Badía. Otros escritores que se dejaron ver fueron Ángela Becerra, Carme Riera, Eduardo Mendoza y el mediático Boris Izaguirre. La política estuvo más presente que nunca este año, con la deriva independentista que ha tomado el gobierno de Mas. Mucho se oyó del tema. Además del presidente de la Generalitat, aparecieron José Ignacio Wert, ministro de Educación y Cultura, la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, o el consejero de Cultura, Ferran Mascarell. El mundo de la empresa también estuvo bien representado, con personalidades como Josep Piqué, presidente de Vueling, entre otros. Antes de las diez, en la sala anexa al lugar reservado a la cena, con prácticamente mil invitados, o al menos parecían ser tantos, se respiraba ese ambiente de excitación que precede a las buenas noticias. Y el ganador es...