África

Gadafi advierte: «Miles de libios morirán si EEUU o la OTAN entran en Libia»

El líder libio, Muamar al Gadafi, insistió hoy, en un discurso en directo transmitido por la televisión estatal, en que él no puede dimitir porque no es presidente y tampoco puede disolver el Parlamento ni abolir la Constitución. El líder libio advirtió de que «miles de libios» morirán si EEUU o la OTAN intervienen en su país.

"No debemos ser esclavos de los norteamericanos", dijo Gadafi en un largo discurso ante decenas de sus seguidores en una gran sala retransmitido por la televisión estatal, y que todavía continúa. Según él, todos los libios tomarán las armas en caso de un "atentado contra la unidad nacional"o de una amenaza sobre el petróleo.


El líder libio atribuyó varias veces la responsabilidad de las revueltas a los terroristas islamistas pero hoy en un pasaje se refirió por primera vez desde el comienzo de la rebelión a la organización Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). A diferencia de otros países de la región como Argelia, Túnez, o Níger, AQMI no ha tenido desde su nacimiento ninguna actividad en Libia, donde los islamistas sufrían largas penas de prisión. "La organización AQMI está implantada en las mezquitas del país y contrata a menores en sus filas", dijo Gadafi, en una intervención muy alejada de la realidad para quien conozca Libia y con la única finalidad de asustar a Occidente y a los libios.


El líder afirmó que el pueblo libio "no quiere una Constitución, ni internet"sino "una vida ordinaria, la paz y salarios"y aseguró que el embargo de los bienes de libios en el extranjero es "ilegal"ya que se trata del "robo del dinero del pueblo libio". "Yo no tengo ninguna fortuna personal", aseveró y recalcó que su país no necesita ayuda humanitaria ya que dispone de sus propios medios y riquezas. Afirmó que quien "abra la puerta a esas ayudas extranjeras"es un "traidor"ya que "abre la puerta al colonialismo". "Quieren transformarnos en otro Darfur", dijo y sostuvo que los campos petrolíferos del país están asegurados y bajo control pero que las compañías petroleras extranjeras "tienen miedo"ya que son "objetivo de bandas armadas". "La única cosa que pasa en Libia actualmente es que hay un temor provocado por esas bandas armadas", aseveró.

 

«No hay ningún cargo del que pueda dimitir»

"Muamar Gadafi no es el presidente, y no puede dimitir como presidente, no tiene ni siquiera un Parlamento que pueda disolver, no hay ningún cargo del que pueda dimitir", declaró Gadafi en un discurso pronunciado ante un grupo de partidarios en Trípoli, y transmitido en directo por la televisión estatal. "La autoridad está en poder de todos los libios, no hay lugar para un presidente en Libia", manifestó.


"Cuando leo las informaciones de prensa en las que mencionan directamente mi nombre, me río", prosiguió. "¿Qué tiene que ver esto conmigo?", se preguntó. "Yo hice la revolución en 1969, entregué el poder al pueblo y me quedé en mi jaima", aseveró. Según Gadafi, en Libia no hay "un régimen presidencial, ni monárquico", ni tampoco "un Parlamento y un Ejecutivo". El poder recae "únicamente en el pueblo"desde 1977, cuando se constituyó la Autoridad del Pueblo, prosiguió.

En un largo discurso, en una sala repleta de decenas de sus seguidores, Gadafi arremetió también de nuevo contra las informaciones de los medios internacionales y contra "las noticias que llegan al mundo a través de radios y canales que no tienen enviados en Libia". "En Libia no hay enviados de prensa", afirmó, lo que contradice la invitación que las propias autoridades libias cursaron a algunos medios internacionales para informar sobre el terreno. Estos medios fueron llevados hace dos días a la ciudad de Zauiya, cerca de Trípoli, y se vieron confrontados con miles de manifestantes que exigían la caída del régimen y la salida de Gadafi del poder.


El líder libio negó también que existan "las manifestaciones pacíficas"en algún lugar del país e insistió en que "Al Baida, Derna y Bengasi (ciudades orientales bajo control rebelde) han sido tomadas por terroristas". Sin embargo, aseveró que "no se ha disparado ni una sola bala contra ninguna manifestación pacífica"y que "no hay ni un sólo preso político en el país". "El pueblo es quien ejerce el poder a través de los consejos populares, es el que gobierna el país, el que toma las decisiones. Quiero que todo el mundo sepa esto", afirmó.

 

Gadafi añadió que él y sus fuerzas combatirán "hasta la última gota de su sangre"para "proteger a Libia"ya que, según aseguró, "el complot viene del extranjero".