Menos ruido para los vecinos de Algete

Menos ruido para los vecinos de Algete
Menos ruido para los vecinos de Algete

madrid- Los aviones que salgan del aeropuerto de Madrid-Barajas desplegarán el tren de aterrizaje y los flaps tras sobrevolar la urbanización de Santo Domingo, en Algete, con el objetivo de reducir así el ruido que soportan los vecinos de la zona, según informó ayer Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), que indicó que la medida entrará en vigor el 1 de julio. Esta propuesta se enmarca en un nuevo procedimiento de atenuación de ruido para la pista 18R del, la más cercana a la urbanización.Así, se desplegarán el tren de aterrizaje y los «flaps» tras sobrevolar la urbanización, con un procedimiento que «ya ha sido aprobado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) y se ha remitido para su publicación en el AIP (Publicación de Información Aeronáutica)», según Aena. Sin embargo, las medidas de Aena, no convencen a los vecinos de la urbanización quienes creen que «no deja de ser una casualidad que salgan estas medidas justo cuando nos vamos a manifestar», explica José María Serrano, su portavoz, en referencia a la concentración que tienen previsto realizar hoy a las 11.30 horas sobre el puente de la A1 cercano a su urbanización. Además, José María asegura que estas medidas son «avances marginales», ya que según la sentencia del Tribunal Supremo se deben permitir «cero vuelos sobre Santo Domingo». En este sentido, los vecinos aseguran que existen soluciones que permiten ejecutar la sentencia de manera inmediata, ya que tras reunirse con ingenieros aeronáuticos y pilotos, han elaborado un estudio en el cual se detalla que «las naves pueden sobrevolar el Valle del Jarama», explica José María, para evitar pasar por la urbanización. Por otro lado, la gestora del aeropuerto está analizando las franjas horarias de los fines de semana en las que la demanda de tráfico es menor. Estas actuaciones se suman a las adoptadas con anterioridad por Aena con el objetivo de compatibilizar el desarrollo de la actividad del aeropuerto con su entorno. Pese a ello, los residentes de esta urbanización de 5.000 habitantes aseguran que «todas estas medidas, incluida la de los flaps, ya se las habíamos propuesto», sostiene José María. Creen que las actuaciones «vienen tarde y no son suficientes».