López Simón cargado de ilusión y ganas de trabajar tras unirse a José Luis Segura

La Razón
La RazónLa Razón

El madrileño Alberto López Simón ya cuenta con nuevo mentor de cara a la próxima temporada. El joven novillero, que cerró el presente curso con un cambio de rumbo al terminar su relación profesional con el empresario Tomás Entero, ha sellado un contrato por dos años con José Luis Segura, un compromiso que le llena de "Ilusión y aún más ganas de trabajar".

"Una vez se acabó la etapa con Tomás (Entero), nos pusimos en contacto con José Luis Segura, hablamos de la forma de trabajar que tenemos ambos y todo fue muy fácil. Ahora viene lo verdaderamente difícil que es esforzarnos en hacer un buen invierno para empezar fuerte y estar en las primeras ferias del año antes de ver como planteamos el resto de la campaña", explicó López Simón a LA RAZÓN minutos después de completar su entrenamiento diario.

Precisamente esos primeros paseíllos serán los que marquen la pauta a seguir en 2011, ya que "marcarán la línea a seguir". "Si funciono en el arranque, todo irá más rápido, podremos pensar en dar pasos más grandes o incluso en la alternativa, pero si no asimilo la progresión habrá que ir más pausado", comentó el madrileño que deja claro que, aunque "siempre"ha estado en su mente, no quiere doctorarse cuando esté "preparado para enfrentarse al toro", si no cuando esté preparado "para pelear con las figuras".

Y es que López Simón no quiere precipitarse, consciente de que el buen ambiente despertado en las últimas ferias del año, como su salida a hombros en la Feria del Pilar, será sinónimo de exigencia. "Me mirarán con más atención, pero no me importa, cuando me preguntaron el día de mi debut con picadores en Barcelona ya afirmé que quiero ser figura del toreo y esa presión siempre la tiene ahí una figura. Peldaño a peldaño, hay que ganárselo y ahora el primer escalón pasa por ser uno de los novilleros punteros del escalafón inferior, los éxitos del final de 2010 me acercaron a ello, pero en febrero llegará el momento de conseguirlo y afianzarme entre ellos", analizó.

Igual de presente en la cabeza del madrileño que su alternativa está su primer paseíllo en Las Ventas, coso que no descarta visitar la próxima primavera: "Es la plaza en la que más corridas de toros he presenciado y en la que más he aprendido, me he curtido en su tendido, por lo que poder pisar su albero me haría mucha ilusión, sería un sueño, pero tengo que mantener la calma e ir cuando esté seguro de que es el momento, no puedo permitirme ir allí y pegar un petardo".

Cerrado en las últimas horas, pero fraguado a la sombra por su hombre de confianza José Luis Maganto, que continuará igualmente junto al diestro de Barajas, el binomio López Simón-Segura se extenderá los dos próximos años, fecha en la que expira el contrato que acaban de firmar.

"Estaré al cien por cien con él y le dejaré trabajar a su manera, porque es lo más beneficioso para mi futuro, es una persona que entiende mucho de este mundo y tiene gran experiencia, así que sólo pueden venir cosas buenas de esta unión", auguró resaltando que desea que con Segura alcance idéntica complicidad que con su tocayo Maganto.

"Maganto siempre va estar a mi lado, entreno todos los días con él, voy al campo con él, me dirige y encamina… Quiero que José Luis Segura suponga para mí lo mismo, una ayuda que siempre va a estar cerca para colaborar conmigo", concluyó el de Barajas.