Sin noticias de Antonio

MADRID- El Gobierno mantiene abiertas «todas las hipótesis» sobre un policía español destinado en la Embajada de España en Saná, capital de Yemen, que se encuentra en paradero desconocido, mientras se están realizando las gestiones oportunas para localizarle cuanto antes. Las autoridades locales, no obstante, sí descartan, por ahora, la posibilidad de que haya sido secuestrado.

Según fuentes policiales, Antonio Cejudo Ballesteros, de 38 años, está adscrito desde 2010 al equipo de seguridad de la Embajada española en Saná, y no se tienen noticias suyas desde el pasado viernes, cuando tenía previsto llegar a Madrid para pasar un periodo de vacaciones.
Según explica su hermano Javier Cejudo en su blog, su hermano Antonio pertenece a la Unidad de Intervención Policial (UIP), los llamados antidisturbios, y su último destino antes de su traslado a Yemen hace dos años fue en Granada, informa Efe.

Javier Cejudo, que explica que su hermano desapareció el jueves pasado, añade que se mantiene en contacto directo con el embajador en Yemen, con el cónsul y con el jefe de la Policía Nacional española en Saná, que le mantienen informado de la situación.

El agente tenía previsto llegar a Madrid el pasado viernes para pasar un periodo de vacaciones y al no tener noticias suyas, y la imposibilidad de localizarle por teléfono, su hermano decidió contactar con la Embajada en Yemen, pero las autoridades aún no han dado con su paradero. No obstante, el Ministerio de Exteriores no ha precisado desde cuándo se encuentra desaparecido el agente.

Por su parte, las autoridades de Yemen no han recibido ningún mensaje de reivindicación ni petición de un rescate, por lo que descartan por ahora que se trate de un secuestro, informó ayer a Efe un general de los servicios secretos yemeníes, que pidió el anonimato. La fuente explicó que las Fuerzas de Seguridad yemeníes han comprobado que el agente no ha abandonado el país, ya que no está registrado en el aeropuerto, y por el momento no han encontrado rastro de su vehículo.

El Gobierno español mantiene abiertas «todas las hipótesis», mientras se están realizando gestiones para localizar cuanto antes al policía. Investigan conjuntamente para esclarecer lo ocurrido tanto la Embajada de España en Saná, como los ministerios de Exteriores y de Interior, y la Dirección General de la Policía Nacional.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró ayer que en su departamento «siguen muy de cerca» todo lo relacionado con la desaparición del agente.

Los secuestros de extranjeros a manos de la red terrorista Al Qaeda o de grupos tribales, que han aumentado en los últimos meses en Yemen, suelen ser reivindicados habitualmente en las horas o días posteriores por sus autores.