«El Gobierno debe ayudar a los periódicos»

Pío García Escudero y María del Rosario Sáenz Yuguero
Pío García Escudero y María del Rosario Sáenz Yuguero

 El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Pío García Escudero, pronunció la segunda conferencia del día y lo hizo sin perder de vista el título de estas jornadas, «Verdad y medios de comunicación», un concepto que definió casi de utopía en el mundo en el que hoy vivimos, porque muchos políticos, tanto dictadores como demócratas, «mantienen una relación extraña con la verdad, como es el caso del Gobierno actual. La verdad no es una amenaza para el sistema democrático, sino su sustrato. Por eso a la democracia moderna se le queda pequeña la separación de poderes, pues el cuarto poder está ahí».

En cuanto al papel de los medios de comunicación, García Escudero recordó que «éstos no son sólo una herramienta, sino que realizan una labor de recabar, explicar y difundir la información sobre la realidad, porque si algo enriquece a las democracias es que los asuntos públicos sean eso, públicos. La transparencia sería imposible sin la labor de los medios, que recogen la información para explicarla y analizarla, por lo que juegan un papel fundamental en la formación de la sociedad. En una democracia, la prensa investiga, ejerce esa labor que los anglosajones han definido como de perro guardián». Pero para poder llevar a cabo esta labor, los periodistas y los medios se enfrentan a grandes retos, a grandes obstáculos, porque, en situaciones como la actual de crisis, «la verdad puede ser la primera víctima, por la relación directa entre su actual modelo de negocio y la inversión publicitaria. Además, las dificultades de los medios se están traduciendo en una alarmante precarización de los profesionales de los medios. Y si la prensa de pago no lo está pasando bien, los defensores de la democracia no podemos quedarnos de brazos cruzados, porque los periódicos de papel, el medio habitualmente más crítico, es ahora el más vulnerable», explicó el político popular. «Estoy convencido de que se debe ayudar a los diarios respetando plenamente su independencia, como ha hecho el Gobierno de Sarkozy en Francia, tomando medidas, como el fomento de la lectura entre los jóvenes o creando un IVA cero para las publicaciones».