El Govern prioriza las ayudas a las familias de los dependientes muertos

Un total de 54.627 personas está a la espera de recibir las ayudas de la Ley de Dependencia. Así lo informó ayer el conseller de Benestar Social i Família, Josep Lluís Cleries, durante su primera comisión parlamentaria para exponer su plan de actuación en esta legislatura.

El conseller de Benestar Social i Familia, Josep Lluís Cleries, se compromete a reducir en un mes el tiempo para recibir la prestación
El conseller de Benestar Social i Familia, Josep Lluís Cleries, se compromete a reducir en un mes el tiempo para recibir la prestación

Sus primeras medidas serán priorizar a los grandes dependientes que están la espera, indemnizar a las familias de los 19.354 dependientes que murieron esperando los servicios y, lo más polémico, retrasar las ayudas de los dependientes moderados.

«Una de las prioridades es dar las ayudas a los grandes dependientes y a los severos que no han recibido aún lo que les corresponde, así que no podremos atender aún a los dependientes moderados hasta solucionar las situaciones más graves», explicó Cleries, que lamentó que «un 67 por ciento de los que están a la espera están fuera del plazo de enero de 2011». Cleries se da un plazo de cinco meses para solucionar la situación de las personas con el nivel de dependencia más alto.

«Dados los retrasos en la gestión y la situación económica de la Generalitat, ahora mismo es imposible asumir el grado de dependientes moderados, de grado 1 nivel 2», afirmó Cleries.

«Plantaremos cara al Gobierno y reclamaremos que se aplace la entrada del grado 1 nivel 2», avanzó el conseller, que criticó las disminución de las aportaciones del Gobierno a la ley. De este modo, unas 30.000 personas con dependencia moderada tendrán que esperar casi medio año a que se les otorgue las prestaciones.

Desde mayo de 2007, cuando entró en vigor la ley, 19.354 personas con dependencia han muerto esperando sus ayudas. Por ello, el conseller se comprometió a dar, en los próximos cinco meses, a sus familiares las ayudas que se les otorgaba a los fallecidos.

Cleries prometió también reducir a un mes el tiempo que se tarda en recibir la prestación o el servicio una vez se ha realizado el Plan de Atención Individualizada (PIA). «La media en Cataluña es de cuatro meses pero en Lleida se tarda un año en tener plaza en una residencia», ejemplificó.