Dimite la «comisión de las víctimas» en Bélgica debido al asalto policial del jueves

El psiquiatra de la Iglesia acusa a la Policía belga de haberle usado como «cebo»

Ayer dimitió en bloque la comisión creada por la Iglesia para asesorar a las víctimas de los abusos cometidos por religiosos en Bélgica. El principal motivo ha sido el asalto policial del pasado jueves a sus dependencias y la confiscación de sus archivos.Este órgano gozaba de la confianza de la Conferencia Episcopal belga que quería que a través del equipo dirigido por el psiquiatra Peter Adriaenssens se pudiera analizar y reparar el daño hecho a las víctimas, que colaboraban voluntariamente con este equipo confiando en la confidencialidad de su trabajo. «Estoy muy decepcionado», dijo Adrianssens, que acusó a la Policía de usar a la comisión «de cebo» para recaudar información y archivos sobre las personas atendidas. Adriaenssen también señaló que su renuncia pretende mostrar que la comisión que él dirigía «trabajaba con total transparencia».El Portavoz de la Conferencia Episcopal belga, Eric De Beukelaer, aseguró comprender el cierre. «Era muy difícil continuar en estas condiciones», afirmó.Por su parte, el Ministro de Justicia, Stefaan De Clerck, lamentó que la comisión se disolviese y anunció poco después la creación de «un nuevo grupo de trabajo» para realizar funciones parecidas a las que hacía el equipo del doctor Adriaenssen. Queda por ver si las víctimas confiarán en este grupo designado por el Gobierno.Como policías comunistasEl insólito asalto de la Policía belga contra las dependencias de la Iglesia mereció palabras fuertes en Roma. El Papa lo consideró «sorprendente y deplorable» y el cardenal Bertone lo comparó con las policías de los antiguos regímenes comunistas.