ANÁLISIS / Bélgica un sistema electoral perverso

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

¿Cómo se vota en Bélgica?–Bélgica es un país federal donde el voto es obligatorio y no existen partidos nacionales. Está dividido en tres regiones: Flandes, donde se habla neerlandés; Valonia, con el francés oficial; y Bruselas, que es bilingüe. Cada belga vota a los partidos propios de su región. Así, existen socialistas, liberales y democristianos flamencos y francófonos.¿Qué problema hay en BHV? –Es el origen del conflicto que divide Bélgica desde hace años. El distrito de Bruselas-HalleVilvoorde engloba a 19 municipios de Bruselas y 35 de la provincia flamenca de Brabante. En seis municipios con alta presencia de francófonos, éstos disfrutan de «facilidades administrativas» especiales que les permiten dirigirse a la Justicia en su propia lengua y votar a partidos francófonos en Bruselas.¿De qué se quejan los flamencos?–Rechazan este trato especial. Los flamencos que viven Valonia no disfrutan de las mismas prerrogativas. Por eso, exigen dividir el distrito, lo que facilitaría la delimitación de sus fronteras en una hipotética independencia. La supuesta invasión del idioma galo está siempre presente en el discurso nacionalista.¿Son imprescindibles las coaliciones para gobernar?–Sí, porque nadie tiene mayoría en el Parlamento de 150 escaños. La ley obliga a que el Gobierno cuente con partidos procedentes de ambas comunidades. Como los flamencos son el 60%, el primer ministro belga suele proceder de allí. Sin embargo, el socialista francófono Elio Di Ripo puede cambiar esta tradición ante el poco interés del independentista flamenco Bart de Wever de ser «premier» de su odiada Bélgica.