España: la polémica sobre los gitanos es un asunto entre la CE y Francia

España ha evitado manifestarse sobre la política de expulsión de gitanos del presidente francés, Nicolas Sarkozy, al entender que la polémica desatada en los últimos días es un conflicto que deben resolver la Comisión Europea y Francia, según fuentes de Moncloa.

Las mismas fuentes agregaron que la política española sobre la población gitana y en materia de Derechos Humanos es "clara"y sin "ambig~edad"y que defiende un enfoque "integrador".
Los líderes europeos abordarán durante el almuerzo la creciente tensión entre París y Bruselas después de que la comisaria de Justicia, Vivian Reding, sugiriera que la situación de los gitanos en Francia era similar a las deportaciones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

El presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que es quien lidera los trabajos, tiene previsto dar la oportunidad a sus colegas para expresar sus puntos de vista sobre este asunto durante la comida, en la que también se hablará del endurecimento de las sanciones del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que fue el primero en llegar al edificio Justus Lipsius, sede del Consejo, ha tenido la oportunidad de hablar con Van Rompuy, quien a su vez ha mantenido en los últimos días contactos telefónicos con numerosos Jefes de Estado y de Gobierno, según las mismas fuentes.

En medios galos se da por hecho que Sarkozy aprovechará su presencia en la cumbre de Bruselas para exponer la política sobre las expulsiones de gitanos rumanos y búlgaros y su primer ministro, Franois Fillon, aseguraba este miércoles, en una reunión con los líderes del PPE previa al Consejo, que Francia demostrará en las próximas horas que Francia "respeta perfectamente"las reglas europeas y nacionales en la materia.