El «psichokiller» con humor

Arne Dahl publica otra novela negra inusual y socarrona

El «psichokiller» con humor
El «psichokiller» con humor

Digamos que todo parte del fenómeno Larsson. Luego, como una inundación, se han ido publicando un sinnúmero de autores nórdicos cuyo denominador común es la novela policíaca siguiendo la moda de los detectives polares, como Karin Fossum, Anne Holt, Asa Larson, Lars Kepler y Camilla Läckberg. Otros, H. Mankell o Arne Dahl, habían comenzado antes del bum, y a Arne Dahl podría considerarse un exitoso precedente de Larsson. Su serie «Intercrimen» data del año 1997. En España se han editado ya «Misterio» y «El que siembra sangre», segunda de la serie de once novelas protagonizadas por el inspector Paul Hjelm al mando del Grupo A, nombre con el que se conoce una unidad de elite de la policía criminal sueca. Ambas obras destacan por su sentido del humor socarrón, poco usual en las depresivas novelas de Henning Mankell, indudable maestro del género, pero no ausente en la serie de Sjöwall y Wahlöö, padres de la moderna novela policíaca nórdica. En el prólogo de Arne Dahl a la serie de «Novela sobre un crimen» de Pat Wahlöö, dice que esta tiene «sentido del humor y una visión crítica de la política contemporánea» en su análisis de la criminalidad como función social. Exactamente las dos características de sus novelas. Añadamos la obsesión contemporánea por los «psichokillers», una moda que apenas oculta el apego a la tradición de la novela problema, típica de la literatura policíaca anglosajona, y el resultado es el thriller de acción.


Exceso de reflexiones
En el libro «El que siembra sangre», el escritor Arne Dahl arremete contra la gangrena que aqueja al mundo jurídico, lamenta la quiebra del Estado del bienestar y alardea de un antiamericanismo y anticapitalismo primarios, lugares comunes de los detectives polares, solamente que Dahl los diluye como píldoras ideológicas en una trama de suspense y acción que tiene que ver más con la novela de suspense europea que con la novela negra. A la postre, lo que prima es la intriga y la indagación sobre la conciencia social. El resto es tensión narrativa durante los momentos cruciales, suspense a raudales, acción y un exceso de reflexiones sobre la maldad humana y la desintegración de Suecia que lastran el buen pulso narrativo de Arne Dahl.


Sobre el autor
Precedente de la moda de la novela nórdica con detectives. Autor de la famosa serie «Intercrimen». Los dos primeros han aparecido en España.
Ideal para...
leer mientras sube el ascensor hasta la terraza del Empire State Building con el alma en vilo.
Un defecto
Como en todos los «best-sellers», la elipsis brilla por su ausencia.
Una virtud
El realismo descriptivo del horror causado por los asesinos en serie y al violencia oculta que esconde una sociedad como la sueca.
Puntuación: 6


Ficha
«El que siembra sangre»
Arne Dahl
Planeta
420 páginas. 19 euros.