Fútbol

El Málaga ejemplo por Julián García Candau

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los jugadores del Real Madrid perciben sus salarios puntualmente y no tienen preocupación económica con respecto al futuro. No pasaron del empate frente al Borussia de Dortmund. El Madrid ha vuelto a invertir una millonada en fichajes, especialmente en Modric, y no encuentra con éste, ni con ningún otro, el compañero que complemente a Xabi Alonso. El Málaga se ha tenido que desprender de Cazorla para, con los dineros del traspaso, pagar una parte de la parte contratante de jugadores, empleados y demás acreedores. Y el Málaga, en San Siro, frente al Milan mostró la faz más esperanzadora que ha tenido el fútbol de la ciudad en toda su historia.
El Madrid, su entrenador, tiene dificultades para afirmar la defensa y echa de menos, cada día más, a Marcelo, a quien no siempre se reconocen sus méritos. Contra el Borussia habría sido esencial su manera de atacar. Pellegrini ha encontrado en Isco la cabeza creadora por la que puede suspirar todo entrenador. Isco se crió en la cantera del Valencia y no estalló antes porque Emery se abstuvo.
Mourinho no confía en otra cantera que no sea la turca (Özil, Khedira, Altintop, Sahin) y fue Özil quien resolvió la papeleta de la segunda derrota frente al conjunto de Dortmund. Cristiano, que es guapo, rico y buen futbolista, se empecina en lanzar los libres directos y no marca nunca. A Özil le dejaron probar y logró la igualada. Alguien debe apuntarse a reconocimiento.
Posdata. Si la actuación de Arbeloa en los goles del Borussia la hubiera protagonizado Nacho, Toril sería otra vez cortina de humo.