Ampliación de vías mejora del firme y educación para reducir accidentes

El consejero espera que la nueva Estrategia dé continuidad a la anterior, que rebajó a casi la mitad el número de fallecidos.

El consejero Silván, en la puesta en servicio de un tramo de carretera en la provincia de León
El consejero Silván, en la puesta en servicio de un tramo de carretera en la provincia de León

Valladolid- La Junta de Castilla y León aplica ya en el ámbito de las carreteras que son de su competencia, 11.287 kilómetros en las nueve provincias -de los que 2.583 forman parte de la Red Básica, 4.462 a la Complementaria Preferente y 4.242 a la Local- una máxima que se repite en tiempos de crisis en el ámbito laboral, la de no rebajar inversiones por la escasez de liquidez. Lo hace a través de la Estrategia de Seguridad Vial 2009-2012, impulsada por la Consejería de Fomento, pero secundada por hasta otros seis departamentos del Gobierno de Castilla y León, en concreto Familia, Sanidad, Economía y Empleo, Agricultura y Ganadería, Interior y Justicia y Medio Ambiente. En total, 903 millones de euros, de los que Fomento ha previsto 889 millones de euros dirigidos, por ejemplo, a la mejora de las carreteras de titularidad autonómica, como se ha venido haciendo en los últimos años, con la ampliación de tramos y la revisión del firme.
El objetivo que persigue el Gobierno regional no es otro que avanzar en la mejora de la seguridad del sistema viario regional, a través de esta estrategia que dará continuidad a la que se aplicó entre 2004 y 2008, y que obtuvo destacados resultados, como rebajar a casi la mitad -45 por ciento menos- el número de víctimas mortales en Castilla y León. En ese periodo, el número de accidentes ascendió a 6.948, aunque cabe destacar el descenso registrado entre el primer y el último año de la serie, dado que en 2004 hubo 1.467 y en 2008, el último, 1.211, o lo que es lo mismo, un 17 por ciento menos. En estos siniestros perdieron la vida 487 personas, cifra que supera el medio millar si computamos los datos de 2009, si bien en este caso la sangría se rebaja de forma considerable, al haber fallecido al volante o cuando circulaban en un vehículo 125 ciudadanos en 2004, frente a los 69 del 2008.

Menor peligrosidad
Los avances viales introducidos siguen dando resultados, a pesar de la espectacularidad de esas cifras, siempre mejorables. Algo que ha influido en el índice de peligrosidad en la red regional, que baraja la Dirección General de Carreteras de la Junta, que establecía una cifra de 30,29 en 2004, muy elevada con respecto a 2008, cuando se había situado en 23,92.
El Índice de Mortalidad, por su parte, también cayó a casi la mitad en el periodo en el que tuvo lugar la Estrategia previa, pasa de 2,58 hasta el 1,3.
Pero, aunque se trata de llevar a la práctica la teoría, algo que será posible de la mano del Plan Regional de Carreteras 2008-2020, la Estrategia contempla el diseño de una política de seguridad vial ajustada a los parámetros nacionales y europeos, reflejar las inquietudes, preocupaciones, deseos y expectativas de los castellanos y leoneses en esa materia y conseguir que todos los departamentos de gobierno que puedan arrimar el hombro, lo hagan.
Y es que, la concienciación, educación y formación vial, seguridad de los vehículos, mejora de infraestructuras, seguridad laboral, atención a las víctimas, vigilancia y control e investigación y análisis, son los ejes de actuación de esta Estrategia, que incide en la necesidad de acercar a la sociedad de Castilla y León la conducción responsable, a partir de unas infraestructuras que, poco a poco, se están mejorando.
Es el caso de la eliminación de tramos de concentración de accidentes, la instalación de sistemas de protección de motocicletas, conservación y mejora de caminos rurales y el control de poblaciones cinegéticas para rebajar siniestros vinculados a aquéllas.
Trabajo multisectorial
De hecho, los diferentes departamentos del Gobierno que preside Juan Vicente Herrera, ya trabajan en el desarrollo de esta Estrategia, a partir de mesas de trabajo, como las referidas a niños, jóvenes, estadística, transporte profesional e infraestructuras.


LOS USUARIOS PONEN UN «BIEN» A LA RED VIARIA AUTONÓMICA
Los conductores y usuarios de la red viaria que depende de la Junta de Castilla y León puntúan con un «bien», en concreto un 6,31, el estado de la red viaria de titularidad autonómica. En la misma, se observa también que dos de cada tres castellanos y leoneses aprueban la conservación y mejora de los más de once mil kilómetros de la red viaria de la Comunidad. Además, un 56,2 por ciento considera que en los últimos años ha mejorado mucho, frente a un 66,7 por ciento que cree que se ha avanzado pero debe hacerse más. Así se desprende de una encuesta realizada por la empresa consultora Telecyl a 3.515 personas mayores de 18 años de la Comunidad por encargo de la Consejería de Fomento. A partir de la misma, también se puede extraer un dato revelador y para tomar nota por parte de la administración autonómica: un 46 por ciento de los conductores se siente bastante o muy seguro cuando se desplaza por las carreteras. Si bien, la media baja mucho porque los usuarios de ciclomotor y ciclistas, reflejan un menor grado de seguridad, en concreto el 30,5 por ciento y el 24 por ciento respectivamente.