Eurocopa

Redes sociales por Julián REDONDO

Redes sociales, por Julián REDONDO
Redes sociales, por Julián REDONDO

Hay traumatólogos que sugieren a quienes no pueden vivir sin enviar un «sms» cada cuarto de hora que hagan otros ejercicios con los pulgares. Podrían deformarse, o padecer alguna de esas enfermedades de los huesos que terminan en itis. Es el avance tecnológico del siglo lúdico, impelido por una industria que gana fortunas con los dedos de los demás. Eso que parece un vicio tiene, entre otras, consecuencias óseas o musculares. La otra fiebre de estos tiempos son las redes sociales, cuyos efectos, en ocasiones, son irreparables. En la selección, de puertas afuera se ha producido un maremoto por la prohibición, que Del Bosque llama consenso, a los jugadores para que durante el Mundial no utilicen sus blogs. De los 23 seleccionados, sólo Puyol, Mata e Iniesta entran en Twitter, ese medio expansivo de noticias que destapó la fobia que Pellegrini inspiraba a la señora de Kaká. Un comentario pueril en la red, «estoy hasta las narices de ser suplente», puede provocar un tsunami. «La Roja» busca la paz y la gloria, no la guerra.

VAYA CHOCOLATELos suizos tienen fama de ser tranquilos, amables... Aburridos. Pero nada como enfrentarse a España para desarrollar la imaginación: «El chocolate vence a la paella», dice la pancarta. Para chocolate, el que le espera a «La Roja» el resto del Mundial