OPINIÓN: Aires nuevos

La Razón
La RazónLa Razón

Decía Winston Churchill: «El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones». Y esta frase parece premonitoria. Me explicaré. Nos encontramos ante un nuevo ciclo político esperanzador. En aquellos ayuntamientos que se ha producido un cambio, o han entrado en el consistorio nuevos grupos, se respira un nuevo ambiente. Parece como si lo hecho anteriormente no hubiera servido. Las circunstancias económicas y sociales son difíciles. Sin embargo, hay entusiasmo en la clase política.
Eso es bueno. No nos podemos contagiar de la negativa situación que vivimos. Hablando con varios de ellos me han comentado que deben hacerse cosas, aunque no salgan bien. Una actitud positiva servirá para que la ciudadanía se impregne de ese espíritu positivo. No podemos quedarnos quietos y esperar que otros nos saquen las castañas del fuego. Dicho de otra manera: «El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar», Churchill dixit. Y hay que tener mucho valor para afrontar una legislatura llena de obstáculos.
La participación ciudadana, pensar en positivo e ir hacia el futuro son clave para la recuperación. Soplan aires nuevos y, con ellos, saldremos del abismo al que nos vimos abocados al inicio de la crisis.