África

Los partidos salvo IU apoyan la prórroga pero dudan del futuro de la misión

Las fuerzas políticas, salvo IU, respaldan al Gobierno para que prorrogue dos meses más la participación española en la operación internacional en Libia, pero todos han expresado sus dudas sobre el futuro de la misión y han advertido del peligro de enquistamiento.

Sólo IU se ha opuesto frontalmente a la prórroga que se debate en la Comisión de Defensa del Congreso, una misión que Gaspar Llamazares ha calificado de "guerra de parte"y que, además, según ha dicho, se ha "extralimitado"en el mandato de la resolución de Naciones Unidas. Según ha dicho, se ha utilizado "un martillo"para una operación quirúrgica y ha acusado al Gobierno de utilizar un lenguaje "hipócrita"para encubrir una guerra y una guerra "no humanitaria".


Llamazares, que se opuso desde el principio a esta operación, también ha advertido del "fracaso"que ha supuesto porque se pensaba que los bombardeos "masivos"iban a solucionar este conflicto y no ha sido así, lo que revela su fracaso "político y militar".


Aunque el PP apoya la prórroga, la diputada Beatriz Rodríguez-Salmones ha puesto el énfasis en las incertidumbres que ha generado esta operación, mayores que hace un mes porque si bien se ha logrado imponer un espacio de exclusión aérea, Gadafi sigue en el poder y la situación está "en tablas", "mal definida"y "extrañamente liderada".


Y además, el objetivo principal de esta misión, que era la protección de la población civil, está "pendiente"y un mes después de su comienzo no se ha logrado frenar la "tremenda sangría"de muertes de civiles.


La diputada del PP ha demandado a Chacón un plan de actuación porque se desconoce quién tiene "la hoja de ruta"y las restricciones y órdenes exactas que tienen los efectivos españoles. Muchas dudas sobre el futuro de la misión ha expresado igualmente el representante del PNV, José Ramón Beloki, y dudas también de la información que está suministrando el Gobierno.


Ha preguntado por qué el Ejecutivo pidió inicialmente autorización para intervenir un mes cuando otros países implicados estaban hablando de plazos "notablemente más largos"y qué motivos tiene para solicitar ahora una prórroga de dos meses. Lo que es evidente, ha subrayado, es que los medios que se pidieron "no han logrado los objetivos esperados y esto habría que empezar por reconocerlo".


Beloki también ha demandado una aclaración sobre las interpretaciones que otros países están haciendo de la resolución 1.973, puesto que para el Gobierno italiano ésta no prohíbe armar a los rebeldes e Inglaterra les ha entregado material no letal de defensa, como aparatos de telecomunicaciones. También quiere saber en qué posición se mantiene España después de que los presidentes de EEUU, Francia y el primer ministro británico defiendan acabar con el dictador libio y si este posicionamiento requiere una nueva resolución de la ONU.


Más dudas apuntadas por parte de CiU, que tampoco entiende, ha dicho su portavoz de Defensa, Jordi Xuclà, el motivo de limitar la intervención a un mes si no es por un "buenísmo un poco naif"del Gobierno. Ningún otro país, ha recalcado, ha lanzado el mensaje a sus ciudadanos de que el conflicto podría resolverse en treinta días.


Le ha sorprendido que la ministra se haya sumado hoy al "mensaje claro"de que Gadafi debe irse, que han suscrito Barak Obama, Nicolás Sarkozy y David Cameron, algo que no coincide -ha recordado- con lo que afirmó José Luis Rodríguez Zapatero cuando solicitó el apoyo de la Cámara puesto que entonces aseguró que el objetivo no era que Gadafi dejará el poder.
En nombre del Grupo Mixto, Rosa Díez (UPyD) sí ha apoyado la prórroga de la participación española porque pese a "las dudas y los claroscuros"considera que hay más motivos "de fondo"para autorizar otros dos meses que para no hacerlo.


Jesús Cuadrado, en nombre del PSOE, ha desmentido que la OTAN esté llevando a cabo bombardeos masivos en la zona y ha hecho hincapié en que es evidente que la solución "se hace más lenta"cuando se emplea la fuerza militar teniendo como prioridad que no haya víctimas civiles. Más difícil es aún, ha añadido, cuando los criminales del régimen "esconden"los carros de combate junto a las mezquitas, las escuelas o los hospitales.