MENÚ
sábado 24 agosto 2019
04:49
Actualizado

Se lo comunicó a los líderes del entramado abertzale desde la cárcel

Otegi ya sabía en mayo que el Constitucional legalizaría Sortu

  • Otegi ya sabía en mayo que el Constitucional legalizaría Sortu

Tiempo de lectura 4 min.

22 de junio de 2012. 03:35h

Comentada
22/6/2012

MADRID-Arnaldo Otegi, que cumple condena en la cárcel de Logroño, estaba convencido, a finales del pasado mes de mayo, de que el Tribunal Constitucional iba a fallar a favor de la legalización de Sortu, según comentarios de personas que le fueron a visitar a dicho centro penitenciario.

En esta cárcel se encuentra también, en la sección de mujeres, María Josefa Ernaga Esnoz, sentenciada a 794 años por la matanza de Hipercor. Los otros reclusos que comparten centro penitenciario son Santiago Aragón Iroz, Eneko Etxaburu  Markiarkiaga, José Ramon Martínez de la Fuente Inchaurregui y Arkaitz Rodríguez Torres.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto, el portavoz de Batasuna creía que el Estado estaba obligado (no sé sabe muy bien por qué, pero los expertos están seguros de que, como ocurre siempre con la banda, al final se sabrá) a adoptar una serie de medidas antes de las próximas elecciones autonómicas vascas, que él piensa que se celebrarán en octubre o noviembre de este año.

Todo ello, debido a diversas circunstancias, entre ellas conveniencias políticas y la «presión internacional» que ejerce el abogado surafricano Brian Currin y los grupos de su entramado.
Otegi, según las citadas fuentes, veía una maniobra detrás de la legalización de Sortu, con el fin de romper la unidad de Amaiur y provocar que Batasuna, con el nuevo nombre, concurra en solitario a las elecciones autonómicas. De momento, la coalición,  Euskal Herria Bildu (de la que forman parte Eusko Alkartasuna y Esker Batua), presentada hace unos días, se mantiene, según  aseguraba ayer el diario «Gara».

Asimismo, creía, aunque en este caso no estaba tan convencido,  de que, a la legalización de Sortu seguirán medidas a favor de los presos de la banda y su entramado, entre ellos él mismo, y que ello ocurrirá durante el verano.

El «batasuno» pensaba que la presión internacional (en menor medida) y, sobre todo, la estrategia de dar bazas al PNV de cara a los citados comicios, estarían detrás, tanto de la legalización de Sortu, como de los posibles beneficios penitenciarios. De hecho, a los nacionalistas les faltó tiempo para celebrar la inscripción de la nueva marca de Batasuna en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior; y llevan meses pidiendo medidas a favor de los reclusos terroristas.

Según la interpretación del portavoz de Batasuna, los partidos del arco constitucional, como el PSOE y el PP, van a hacer lo posible para que los proetarras no se hagan con el Gobierno vasco. El pacto del PNV con socialistas y, si fuera preciso, con los populares, sería el modo de evitar que el brazo político de ETA llegara a Ajuria Enea. Aunque estaba seguro de que los nacionalistas tendrán complicado explicar este pacto a sus bases, la toma del poder, con lo que ello conlleva, acallaría posibles críticas internas.

Ante este panorama, proponía proseguir con la «acumulación de fuerzas, las movilizaciones (con la infiltración en el movimiento 15-M) y expresaba su convencimiento de que, al final, el independentismo proetarra será el que vencerá en los comicios.

Otegi, según esos comentarios de personas que le han visitado, está convencido de que el Estado no tiene un programa definido ante un final real de ETA (si es que algún día se llega a producir), por lo que aconseja desechar la posibilidad de soluciones «bilaterales» (mediante acuerdos o negociaciones) y pensar en las alternativas «unilaterales», fruto de la presión y de la lucha que pueden desarrollar ETA y su entramado.

La oferta de negociaciones, como hacen la «izquierda abertzale» y la propia banda, hay que mantenerla, según su criterio, pero teniendo claro que sólo con la suma de fuerzas políticas y la «pelea» (sic), se lograrán los objetivos que se persiguen.

Otegi se olvidaba de las negociaciones que, durante la anterior legislatura y a través de mediadores internacionales, mantuvieron con nacionalistas y socialistas y que tanto han beneficiado a los proetarras. De ahí pueden venir esas «obligaciones» del Estado de las que hablaba. Sin embargo, aseguraba que si ETA y Batasuna han llegado hasta donde se encuentran ahora (en una situación, en el plano político, infinitamente mejor que hace dos años) ha sido sólo con su esfuerzo.

 

Retuiteos sobre la petición socialista para que sea liberado
La cuenta de Arnaldo Otegi en Twitter ha seguido con interés todas las noticias sobre la legalización de Sortu desde las primeras novedades en las ediciones digitales. Después se recreó en los comentarios de alborozo por la decisión del Constitucional y rebotó –retuiteó, en el argot de los usuarios de esta red social– las peticiones de los seguidores que reclamaban su salida de prisión. Así, @chikosdelmaiz escribía: «Sortu legalizada, y el artífice del proceso de paz abierto @ArnaldoOtegi continúa entre rejas». El aludido, que reprodujo además las portadas con la noticia –incluida la de LA RAZÓN–, mostraba ayer cómo PNV y PSE le quieren también fuera de la cárcel.
 

Últimas noticias