Cambiar y seguir en la brecha

Cambiar y seguir en la brecha
Cambiar y seguir en la brecha

El Mazda 3 ha sido el modelo más vendido de esta marca, con más de dos millones de unidades. En su nueva configuración mantiene su estilo, pero aporta dos versiones distintas: un compacto con cinco puertas y la denominada Sport Sedan, con cuatro y un amplio maletero. Dos variaciones sobre un mismo modelo para adaptarse a las necesidades del mercado.El renovado Mazda 3 mantiene las señas de identidad de la anterior versión, aunque los cambios realizados aportan una línea más expresiva. Ambas carrocerías son un poco más largas y altas que en el modelo antiguo y se identifican de frente por una amplia parrilla, que será el sello de la marca en el futuro. En el interior encontramos cambios mayores que un simple lavado de cara. El salpicadero nada tiene que ver con el anterior, tanto por sus materiales como por la disposición de los elementos de control o el volante. Todo el puesto de conducción está orientado a la comodidad y la seguridad de quienes viajan. Por ejemplo, la palanca de cambios se encuentra mucho más cerca del conductor, lo que permite una utilización más rápida y cómoda.Como sus medidas han aumentado, en el interior se respira una sensación de mayor espacio y de luminosidad. El acceso es más amplio y, al haber ganado unos centímetros tanto en las plazas delanteras como en las traseras, esto se traduce (sobre todo, en el tres volúmenes) en una mayor capacidad de maletero. Conducción dócilLos técnicos de Mazda han trabajado en los aspectos dinámicos. Dispone de un nuevo tarado de suspensiones, que le da una rigidez que se aprecia en recorridos sinuosos. En cuanto a la mecánica, hay que hacer especial mención al nuevo motor turbodiésel de 2.2 litros con dos niveles de potencia de 150 o 185 caballos. Este último se muestra dócil para una conducción urbana, pero efectivo cuando queremos exprimir las prestaciones que nos proporciona. A pesar de que el Mazda 3 no tiene aspiraciones deportivas, lo cierto es que conducirlo invita a jugar con él. El resto de la gama de motores que podemos encontrar en el nuevo Mazda3 son un segundo diésel de 1.6 litros y 109cv. y, en gasolina, un 2.0 litros de 150cv. y un 1.6 de 105 caballos. La factura final oscila entre 17.300 y 25.500 euros, según la motorización. Una buena relación calidad precio.