El Tesoro de EEUU exige una regulación y supervisión más dura de los mercados

El secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner
El secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner

El secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, presentó hoy en el Congreso su nueva propuesta regulación de los mercados financieros, en la que se otorga al Gobierno un mayor poder de control sobre las grandes entidades y los productos financieros más sofisticados. Geithner explicó que la actual crisis fue provocada, precisamente, por una regulación financiera "inestable y frágil", por lo que ahora "necesitamos normas más duras de apertura, transparencia y sentido común". La propuesta de Geithner colocará por primera vez bajo el paraguas de supervisión del Gobierno federal a los fondos de alto riesgo, los fondos de capital riesgo, y los mercados de derivados, donde se negocian algunos de los productos más sofisticados y complejos. Estas entidades tendrán que registrarse en la Comisión de Valores estadounidense (SEC). Propone además crear un agente regulador que obligue a las grandes entidades a reforzar su capital, a reducir los préstamos, o que tenga incluso capacidad para tomar el control de la gestión de las entidades en caso de problemas. Otra de las medidas propuestas por Geithner obligarían a los bancos a incrementar sus dotaciones de capital en momentos de gran auge del crédito. En su comparecencia, el secretario del Tesoro hizo un duro diagnóstico de lo acontecido en los últimos años, en el que el boom en el mercado inmobiliario y en el crédito cegó a las entidades, que buscaban beneficios a corto plazo, lo que desbordó la capacidad de supervisión del Gobierno y dejó a los ciudadanos desprotegidos. "Ahora, se requiere una reforma integral. No debemos poner un parche modesto, sino establecer unas nuevas reglas de juego", dijo en su comparecencia. "Necesitamos una supervisión más fuerte y uniforme para todos los productos financieros dirigidos a los consumidores y a los inversores, y un endurecimiento de las reglas para asegurarnos de que todos los que violan la confianza pública rindan cuenta de sus actos". En general, Gheitner pidió al Congreso apoyo para sacar adelante "una reforma fundamental que permita crear un sistema más fuerte y estable, con una mayor protección para los consumidores y los inversores, y un marco de supervisión más simple y compacto".