La campaña de «la crucecita» llega a las vallas y a la TV temática

Se insiste en una imagen de Iglesia cercana y solidaria

Marcar la casilla de la Iglesia católica no ayuda directamente a Cáritas o Manos Unidas. Para eso está la otra casilla, y por eso se anima a los cristianos a marcar ambas. Pero la realidad es que sí se las ayuda indirectamente: sus voluntarios se reúnen en las parroquias, salen de los grupos eclesiales, cuelgan sus carteles en las iglesias y hacen sus colectas en las misas. Nada de esto sería posible sin reparar templos, pagar hipotecas, sueldos, jubilaciones... «No hay dos iglesias, una solidaria y otra de clero, celebraciones y parroquias; sin una cosa no hay la otra», dijo ayer Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario económico de la Conferencia Episcopal al presentar la campaña de este año.

La Iglesia española da por bien empleados los 2,3 millones de euros que gastó el año pasado en su campaña y consiguió que 8,5 millones de personas marcasen «la crucecita» del IRPF, casi dos millones más que hace dos años. Visto el éxito, la campaña de este año, de un coste similar, repite imágenes y conceptos. Los anuncios que empezaron a verse en las televisiones el lunes vuelven a hablar de una Iglesia cercana, que atiende a los pobres, a los inmigrantes, que bautiza, casa y acompaña en el duelo.

Como novedad, este año habrá anuncios en las cadenas temáticas, y no sólo en las generalistas. También habrá vallas en las calles con el lema «Xtantos». La experiencia de «la campaña del lince» ha demostrado que permite una presencia de gran impacto a un precio asequible. Y dado que mucha gente pide a sus gestores que le hagan la declaración de la renta, este año la Iglesia colocará publicidad en revistas y diarios de prensa económica. Por supuesto, sin renunciar a internet.

Pero, ¿cuando habrá campañas de evangelización en vallas o en televisión sobre Jesucristo, la salvación o el amor de Dios? «No queremos "darle la vara"al vecino con eso, en España tenemos recursos humanos para comunicarlo sin publicidad», ha dicho el obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, responsable de financiación de los obispos.