Milán: pasarela a cuadros milanés

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

iS la semana de la moda milanesa comenzaba su primera jornada azotada por las polémicas declaraciones de Dolce & Gabbana sobre la organización de los desfiles, ayer la nota disonante la pusieron los diseñadores italianos Cavalli y Armani. Aunque esta vez la «polémica» se traducía en confrontación sobre la pasarela: mientras el primero destapó su lado más salvaje ; el segundo apuesta por el estilo de la mujer milanesa. Missoni, Moschino Cheap and Chic, Kristina Ti o Bluegirl también han mostrado sus colecciones.

Llega el «rural-chic»

Just Cavalli, la segunda línea del italiano, no renuncia a sus conocidos y salvajes estampados. Además del leopardo, el diseñador ha hecho que los flamencos sobrevuelen vestidos, faldas y blusas. Los complementos, ya sean pendientes o collares, son exagerados, largos y coloristas, realizados con todo tipo de materiales.

Armani quiso demostrar con la colección para su línea joven que existe un «estilo milanés»: una mujer que prefiere la elegancia de las formas rectas y limpias, así como el blanco, el negro y el gris. Y cuando se quiere sorprender, Armani propone los brillos y lentejuelas en chaquetas, vestidos, bolsos y elegantes boinas para la noche. El único color permitido es el fucsia, presente en algunas camisas y cinturones. Poca diversidad cromática hubo también en la colección de Alberta Ferretti, una de las favoritas de estrellas como Inés Sastre y Natalie Portman. Vestidos túnica y tonos azules y grises para un desfile de alfombra roja. Mientras, la firma joven de Dolce & Gabbana, D&G, apostó por los cuadros escoceses en enormes faldas y vestidos, las pieles teñidas y, como complemento a tener en cuenta para el próximo invierno, pañuelos estampados colocados en la cabeza al modo tradicional. Eso que podríamos bautizar como «rural-chic».