Libros

No es mercancía por Ana Pastor

No es mercancía, por Ana Pastor
No es mercancía, por Ana Pastor

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que es legal que los Estados Miembros reserven la tenencia y explotación de una farmacia exclusivamente a los farmacéuticos. Da la razón a la normativa italiana y alemana al recoger que «es proporcional la limitación cuando de lo que estamos tratando es de la Salud Pública de los consumidores» y que todo ello es «compatible con el Tratado de la UE».Excluir a quienes no sean farmacéuticos de la posibilidad de explotar una farmacia o adquirir la participación en sociedades de explotación de las mismas es una restricción a la libertad de establecimiento y a la libre circulación de capitales. Sin embargo, dicha restricción puede justificarse cuando su objetivo es garantizar un abastecimiento de medicamentos a la población. Cuando haya dudas sobre el riesgo para la salud de las personas se pueden adoptar medidas de protección sin tener que esperar a que se demuestren los riesgos o incluso adoptar medidas que reduzcan el riesgo para la salud. Un medicamento tiene efectos terapéuticos. «No es una mercancía» y si se consume de forma incorrecta o innecesaria puede perjudicar a la salud, sin entrar en el derroche financiero.«Criterio profesional» dice el Alto Tribunal y ése lo dan los farmacéuticos como también se les pide cumplimiento de normas deontológicas, responsabilidad profesional, formación y experiencia. La Ley de Cohesión y Calidad recoge el papel fundamental de nuestras Oficinas de farmacia como garantía del uso racional del medicamento y colaboradoras con el Sistema Nacional de Salud. En España casi el cien por cien de la población dispone de una botica en su lugar de residencia. Estamos de enhorabuena. La decisión del Alto Tribunal apuntala nuestro excelente modelo farmacéutico.