Nunca el desánimo

La Razón
La RazónLa Razón

No caigas nunca en el desánimo. Los hay que así lo desearían.Tú huye de ellos. No quieren tu bien corporal ni espiritual.
-Dicen los forjadores de voluntades jóvenes que «no cometamos nunca la acción nefasta de desanimar a un joven, a alguien sin formación humana y espiritual».
-Haz el bien a quienes te necesitan. Colócate al lado de quien está desanimado por una derrota en la vida. ¡Ayúdale! Te sentirás mejor.
-Jamás te desanimes por lo que dicen o hagan los otros. Fortalece tu voluntad y aprende a mirar hacia lo alto. «Desesperar es un contrasentido para alguien que tiene un Dios que lo ama».
- Tú, siempre con buen humor, aunque sea duro para ti y llores por dentro. Quienes estén a tu lado te lo agradecerán.