Rajoy exhibe su fuerza en la lista europea y se impone a los barones

La intrahistoria de la confección de la lista del PP para las elecciones europeas dice mucho de la situación en la que se encuentra el principal partido de la oposición y, sobre todo, Mariano Rajoy. La candidatura la ha hecho él y a su medida, aunque se ha cuidado de hacer creer que tomaba en cuenta el parecer de los «barones». En el PP hay tregua, casi podría hablarse de paz interna, tras los resultados de las elecciones gallegas y vascas, y el líder está aprovechando este momento dulce para endurecer cada día un poco más su musculatura. El único nubarrón que siembra algo de sombra en su futuro inmediato es el «caso Gürtel».En teoría, Génova iba a respetar la cuota territorial e iba a atender las peticiones de los líderes regionales para tener al menos un representante en el Parlamento Europeo. Como dice el refrán, «del dicho al hecho...», ya que quien ha hecho y deshecho ha sido Rajoy, al margen, incluso, del candidato, Jaime Mayor Oreja. «La lista es Rajoy en estado puro», se comenta en el PP. Como también se valora su perfil plano y la continuidad, hasta en los primeros puestos, con la excepción del «fichaje» de la andaluza Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal de Sevilla asesinado por ETA. Así, Esperanza Aguirre y Francisco Camps no es que puedan sacar mucho pecho, como tampoco Juan Vicente Herrera. Aunque algún otro sí salva más la cara, como Luisa Fernanda Rudi, Ramón Luis Valcárcel y Rosa Estarás. Rajoy cerró los últimos flecos de la candidatura el martes por la mañana, y hasta entonces no había dicho ni palabra a ninguno de los afectados. A la reunión del Comité Electoral, convocada a las cinco de la tarde, se llegó con todo ya decidido, pero por medio se cruzó Camps y su exigencia de incluir en la lista a la presidenta de las Cortes Regionales, Milagrosa Martínez. En consecuencia, se levantó la sesión y comenzó la negociación de Rajoy con el presidente valenciano. No es cierto, como se vendió oficialmente, que la reunión del Comité Electoral se prolongase durante horas. Volvió a constituirse entrada la noche, después de que se celebraran las votaciones pertinentes en el Congreso de los Diputados, para validar la decisión final de Rajoy. La presidenta de las Cortes valencianas se quedaba fuera. El análisis que hacen dentro del PP es que el único dirigente territorial que consolida de nuevo su fortaleza es el andaluz Javier Arenas, por haber colocado nada menos que de «número tres» a su elegida, Jiménez Becerril. No es el único nombre detrás del que en el PP se ve la mano del vicesecretario de Política Territorial. También es significativo el relevo del representante de Navarra. Un movimiento que busca tender puentes hacia UPN. El «estadista» en la sombraJavier Arenas ha reducido al mínimo su actividad pública en Madrid. En Génova está los lunes y en el Senado cuando hay Pleno. Pero es uno de los pilares de la dirección del partido y se le reconoce cada vez más su labor en allanar el terreno a Mariano Rajoy. Éste le escucha, y el político andaluz –como reconocen en Génova– es uno de los que marcan la estrategia de oposición.- «Caso Gürtel». La situación del tesorero nacional, Luis Bárcenas, es la que más incomoda, una vez solventado el problema que representaba Gerardo Galeote. Arenas, que ha sido, junto con Rajoy, uno de los que le apoyaron, también ha colaborado en buscarle una salida con sentido común.