«We want a catalan state»

BRUSELAS- El don de lenguas de los independentistas catalanes se extiende a Bruselas. Ayer pasaron del «Volem un estat català» al «We want a catalan state». Dos formas distintas –una en catalán y otra en inglés– para expresar lo mismo de siempre: «Queremos un Estado catalán». Por supuesto, esta última fórmula, la del castellano, no se escuchó en ningún rincón de la concentración que ayer tuvo lugar en la capital belga.En la protesta no faltó de nada. Banderas independentistas y cuatribarradas, ikurriñas, enseñas flamencas y también de Córcega y Venecia. Y para complementar la puesta en escena, una representación bereber. Todo encabezado por representantes de la entidad civil promotora de la marcha, «Diez mil en Bruselas por la autodeterminación de la nación catalana», militantes de CDC, ERC y la cantante Núria Feliu. El lugar no fue ni mucho menos elegido al azar. Con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina, los manifestantes –2.900, según la Policía belga y 10.000, según la organización– colgaron, boca abajo, carteles con las caras de algunos eurodiputados catalanes, como el socialista Raimon Obiols, el convergente Ignasi Guardans, o el popular Vidal-Quadras. «Mayor reconocimiento»Algo que no ocurrió con el candidato de ERC, Oriol Junqueras, que aprovechó para hacer campaña. «Es la reivindicación de un mayor reconocimiento internacional de Cataluña y su reconocimiento como un país normal que aspira a ser un Estado más de la UE y el derecho a la autodeterminación, que es la vía para llegar a un Estado», señaló. Junqueras fue secundado por la militante de Esquerra y catedrática de Economía Elisenda Paluzie y la portavoz parlamentaria Anna Simó.Pero, sin duda, la frase de la marcha fue la del portavoz de la plataforma, Enric Canela: «Incluso el tiempo se ha aliado con la autodeterminación de Cataluña», señaló en referencia al día soleado que lucía en Bruselas. «Hoy comienza el camino a la independencia», añadió. Las pancartas recogían lemas como «Independence for Catalonia», «Per l'Europa dels Pobles», «Valencians are catalan people too» o «EU 27 States+ Catalonia=28». Y, sí, hubo un pequeño hueco para el castellano: «Español el que no bote», se escuchaba.