Mismo escenario, mismas circunstancias electorales que en el atentado de 2017

El español Ignacio Echeverría, conocido como el “héroe del patinete”, moría hace dos años en un ataque terrorista similar al ocurrido hoy en el puente de Londres

Incident on London Bridge
Viandantes este viernes en los alrededores del Puente de LondresDominic Lipinski/PA Wire/dpa Dominic Lipinski/PA Wire/dpa

Este viernes a las 2 del mediodía, en vísperas de elecciones generales en el Reino Unido, volvieron a sucederse las escenas de pánico vividas hace solo dos años en el Puente de Londres. Un atacante embutido en un chaleco explosivo falso la emprende a puñaladas contra una multitud que a esa hora abarrota la zona.

El 3 de junio de 2017, coincidiendo también con una campaña electoral, ocho personas murieron en el Puente de Londres cuando una furgoneta envistió contra los peatones que transitaban por la zona, antes de que sus tres ocupantes atacaran con cuchillos a los transeúntes del popular Borough Market. Los tres terroristas fueron abatidos momentos después por las Fuerzas de Seguridad dejando tras de sí 48 heridos, además de las ocho víctimas mortales.

Ignacio Echeverría paseaba por la zona a bordo de su patinete, como hacía habitualmente, cuando la mala suerte se cruzó en su camino. El “héroe del patinete” junto con otras personas intentó repeler las agresiones de los terroristas enfrentándose directamente a ellos permitiendo que otros viandantes escaparan. Él tuvo peor suerte, su nombre aparecía días después en el macabro listado de víctimas mortales que dejaba atrás el ataque terrorista.

Meses después de su muerte, Ignacio Echeverría fue condecorado a título póstumo con la medalla de Jorge (George Medal), una distinción otorgada por la reina Isabel II en reconocimiento a su gran acto de valentía.

La elección del lugar y la hora de los ataques terroristas no es casual. El Puente de Londres concentra un importante nudo de comunicaciones de la capital británica, con una estación ferroviaria, la cuarta en número de pasajeros del Reino Unido, y una estación de metro atravesada por dos líneas . A todo ello se suma el “Borough Market”, mercado situado en los bajos del puente, a orillas del río Támesis, plagado de locales de ocio y restauración.

Los viernes al medio día, a las puertas del fin de semana la zona es atravesada por cientos de viandantes en un incesante ir y venir de las estaciones de tren y metro, al igual que los fines de semana en los que el "Borough Market" se convierte en uno de los puntos de encuentro más populares de la capital británica.