El Parlamento chileno aprueba una reforma constitucional que se votará en 2020

La Cámara de Diputados de Chile aprobó este miércoles una reforma constitucional que permitirá convocar un plebiscito el próximo 26 de abril de 2020 para que los chilenos decidan si quieren una nueva Carta Magna que sustituya la vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Con 127 votos a favor, 18 en contra y 5 abstenciones, los diputados dieron luz verde tras una larga jornada al proyecto de ley que reforma el capítulo XV de la actual Constitución, que fue aprobada en 1980 y no permite llamar a plebiscito para estos fines.

La reforma constitucional, que aún tiene que ser aprobada en el Senado, es resultado del histórico acuerdo alcanzado el pasado 15 de noviembre entre el oficialismo y la oposición -a excepción de los comunistas- para tratar de solucionar la grave crisis que vive el país, que este miércoles cumple dos meses y ya suma al menos 24 heridos y miles de heridos.

La redacción de una nueva Carta Magna es uno de los principales clamores de los manifestantes, que culpan a la actual de ser el origen de la grandes desigualdades del país, pues le concedió al Estado un rol "subsidiario" (secundario) en la provisión de recursos básicos como la salud, la educación o las pensiones, lo que favoreció su privatización.

El acuerdo parlamentario de noviembre incluye la convocatoria de un plebiscito para preguntarle a la ciudadanía si quiere una nueva Constitución y qué mecanismo prefiere para redactarla: una convención mixta, formada a partes iguales por los actuales parlamentarios y ciudadanos electos; o una asamblea integrada solo por personas escogidas únicamente para ese fin.

Si el plebiscito es aprobado, la elección de los miembros de una u otra instancia se realizará en octubre de 2020, coincidiendo con las elecciones regionales y municipales bajo sufragio universal y se hará con voto voluntario.

Pero la ratificación de la nueva Constitución se realizará con sufragio universal y voto obligatorio.

Paridad de género, indígenas e independientes

Los partidos de derecha y centro-derecha que integran la coalición oficialista Chile Vamos rechazaron, sin embargo, una propuesta de la oposición para incorporar la paridad de género, establecer una cuota para pueblos originarios y asegurar la participación de independientes en la redacción del nuevo texto constitucional.

Un grupo de feministas irrumpió durante el debate al grito de "¡Alerta machista, que todo el territorio se vuelva feminista!" y tras ser desalojadas interpretaron la famosa performance "Un violador en tu camino" a las puertas del Congreso.

"La constitución será con nosotras o no será", dijo durante el debate la diputada Catalina Pérez del opositor Revolución Democrática (RD), desatando aplausos en la tribuna.

Lo que empezó siendo un llamamiento de los estudiantes a colarse en el metro de Santiago para protestar contra el aumento de la tarifa se convirtió en una revuelta por un modelo económico más justo, que no tiene visos de apaciguarse.

Las marchas empezaron siendo multitudinarias y pacificas, pero fueron perdiendo peso con los días y empezaron a sucederse episodios de extrema violencia con saqueos, incendios y barricadas en distintas zonas del país.