Biden parte como favorito en las primarias de este martes

Saca más de 20 puntos en las encuestas a Bernie Sanders. Seis estados, entre ellos Michigan, eligen candidato demócrata

Thumbnail

Caían los mercados con los peores números de la última década, dinamitados por el pánico al coronavirus, pero la larga carrera demócrata para elegir candidato alcanza nueva estación. Decisiva, incluso, pues votan seis estados: Idaho, Michigan, Mississippi, Missouri, North Dakota y Washington. Uno de ellos, Michigan, puede marcar la pauta de lo que venga. La patria del automóvil, territorio demócrata durante años y bastión de una clase obrera empobrecida, maltratada por las deslocalizaciones empresariales y las turbulencias globalizadoras, ya resultó clave en 2016. Puede serlo de nuevo para derrotar a Trump.

Los últimos sondeos indican que Joe Biden, hasta hace apenas una semana casi descartado, parte ya como el gran favorito. Hasta el punto de que una encuesta del «Detroit Free Press» aventaja a Bernie Sanders por 24 puntos. El 51% de los electores sostiene que votará al exvicepresidente y apenas un 27% apuesta por el senador por Vermont. Ahora mismo Biden es ya el líder, con 664 delegados para la convención demócrata por 573 de Bernie Sanders. Una distancia que antes de Carolina del Sur y el Supermartes era ya casi infranqueable cayó como un castillo de arena. Las sucesivas retiradas de la carrera, con Amy Klobuchar, Pete Buttigieg y Michael Bloomberg apostando a Biden, han resultado capitales.

La euforia desatada entre los indecisos por un Biden que nunca destacó precisamente por su aura o carisma también contribuyen a subrayar su condición de favorito. La cosecha de delegados de esta nueva cita es más parca que la del Supermartes, pero todo cuenta, y Michigan reparte 125 delegados, Missouri 68, Washington 89, Dakota del Norte 14, Mississippi 36 y Idaho 20. Lo más probable es que Biden revalide su triunfo, cuando menos, en Mississippi, dada la importancia del voto afroamericano, y como explican muchos comentaristas las otras gran batallas tendrán lugar en Missouri y Washington.

Michigan, la pieza más importante

Pero el plato fuerte será Michigan. Que se trata de una plaza importante lo demuestran las últimas elecciones, cuando en 2016 ganó Donald Trump con una diferencia de apenas el 0,23% sobre Hillary Clinton. En total Trump sacó el 47,50% de las papeletas y Clinton el 47,27%. Aunque fue la distancia más pequeña jamás registrada en Michigan en unas elecciones presidenciales, fue suficiente para consolidar la gran sorpresa. El triunfo del republicano empezaba a consolidarse, justamente, allí donde los demócratas estaban convencidos de que revalidarían los laureles de antaño.

La gran perdedora de entonces, Hillary Clinton, no perdió ocasión para ensañarse con Sanders asegurando que «no es el mejor candidato posible». El antagonismo no ha hecho sino crecer durante estos años. Clinton no olvida los ataques vitriólicos de Sanders, que la calificó de mujer al servicio de Wall Street y engranaje decisivo de unos demócratas desconectados por completo del latido de la calle. Entrevistada en la CNN la ex secretaria de Estado y ex primera dama explicó que Sanders no es el mejor candidato posible, el más sólido. También puso en duda su lealtad en el supuesto de que no resulte elegido.

«Espero que sí [apoye a Joe Biden] porque después de su fracaso [en 2016] el comportamiento de muchos de sus principales ayudantes, y ciertamente de muchos de sus seguidores, hasta la convención, en la convención e incluso hasta el día de las elecciones, no fue útil». Hillary estaba convencida de que el partido marcharía amalgamado detrás del elegido, fuera quien fuera, en la idea de que evitar la victoria de Trump ameritaba cualquier sacrificio.

«Pensé que nos uniríamos», ha dicho, «eso es lo que siempre habíamos hecho antes y eso era lo que esperaba. Ciertamente yo lo intenté cuando competí contra Barack Obama y trabajé muy duro a su favor». En cuanto a Biden, considera que sus victorias del Supermartes «demostraron que básicamente está construyendo el tipo de coalición que tuve. Una coalición de base amplia. Logré rematar la mayor parte del trabajo que necesitaba para la nominación el Súper Martes, aunque luego todo se demoró, y creo que Joe está haciendo exactamente lo mismo: reunir una coalición de votantes que muy ilusionados».