Así ha sido la operación antimafia “Manos en la pasta” de la policía italiana

Más de 90 detenidos y quince millones de dólares decomisados es el balance provisional de una redada en varias ciudades del país. Entre los arrestados, veteranos capos y un exconcursante de Gran Hermano

La operación ha tenido todos los ingredientes de los viejos tiempos aderezados con elementos que no puede ofrecer otro país que no sea Italia. Agentes de la Guardia de Finanzas de Italia han detenido a más de 90 personas en una operación que se ha desarrollado en varias ciudades del país contra dos ‘familias’ vinculadas con la Cosa Nostra, la mafia siciliana, y que ha incluido el arresto de un exconcursante del programa Gran Hermano, ha informado el diario “Il Corriere della Sera”.

La operación, bautizada como “Manos en la pasta”, ha permitido el arresto de 91 integrantes de los clanes Acquasanta y Arenella, entre jefes, gregarios, extorsionadores y testaferros. Las detenciones se han realizado en las regiones de Sicilia, Lombardía, Piamonte, Liguria, Véneto, Emilia Romaña, Toscana, Marcas y Campania, poniendo al descubierto diferentes modus operandi de los mafiosos y la impunidad con que todavía se mueven en la sociedad italiana.

En la operación han participado 500 agentes de la unidad Fiamme Gialle de la Guardia de Finanzas, con el apoyo de una aeronave y de una unidad de perros especializados en la detección y el rastreo de armas y drogas.

La investigación ha permitido determinar que los hermanos Angelo, Giovanni y Gaetano Fontana trasladaron sus negocios mafiosos de la isla de Sicilia a la ciudad de Milán, en el norte de Italia, utilizando el dinero obtenido con la extorsión, el tráfico de drogas y el control de los juegos de azar para hacer negocio con relojes de lujo con el apoyo de un comerciante milanés, informa Ep.

De soñar con ser un ejecutivo a empleado de la Cosa Nostra

Entre los arrestados figura Daniele Santoianni, que fue concursante del programa Gran Hermano en su décima edición en Italia y que ejercía como testaferro al frente de una empresa dedicada al comercio de café entre Milán y Sicilia. Santoianni dijo en el programa de televisión que su sueño era convertirse en un ejecutivo pero acabó trabajando para la Cosa Nostra.

Las pesquisas han puesto de manifiesto que Giovanni Ferrante, integrante de uno de los clanes desarticulados en la operación de este martes, hablaba tranquilamente desde la ventana de su celda con otros detenidos de la mafia en la prisión de Ucciardone.

El clan Acquasanta utilizaba una cooperativa pantalla para realizar los pagos a los integrantes del grupo como si se tratara de encargos legales adjudicados a empresas de construcción y que ellos habrían realizado, cuando en realidad no trabajaban para dichas firmas.

La operación ha permitido a los agentes incautarse de bienes por valor de cerca de unos quince millones de dólares. La Guardia de Finanzas ha asegurado que esta operación supone “un duro golpe” para la mafia siciliana. Entre las actividades ilícitas de los dos clanes figura un negocio de extorsión basado en el control de los carros de traslado de frutas y verduras dentro de los mercados.

Las pesquisas han desvelado el papel clave en la trama de Gaetano Fontana, que estuvo varias veces en prisión por delitos mafiosos hasta que salió por última vez en libertad en 2017 tras haber completado la condena.

Según los investigadores, los dos clanes de la Cosa Nostra han estado intentando sacar provecho de la crisis derivada de la pandemia del coronavirus, ayudando a personas afectadas por la paralización de las empresas para luego intentar reclutarlas en sus filas.