Paul Manafort, ex jefe de campaña de Trump, cumplirá condena en casa por riesgo de contagio

Fue condenado a siete años de prisión por conspiración y evasión de impuestos

Paul Manafort released from jail to home confinement
Paul Manafort (centro), exjefe de campaña de Donald Trump, había sido condenado por el "Rusiagate"JUSTIN LANEEFE

La sombra del “Rusiagate” es alargada, y hoy ha vuelto a hacerse patente unida a la del coronavirus. Paul Manafort, el ex jefe de la campaña electoral de Donald Trump, condenado a siete años de prisión por evasión de impuestos y conspiración, ha sido excarcelado y enviado a cumplir el resto de la condena en su hogar por razones de salud, informaron este miércoles sus abogados.

Manafort, de 71 años, cumplía su sentencia en la prisión federal de Loretto, en Pensilvania, una prisión de baja seguridad en la que purgan sus delitos menos de 800 convictos y de la cual debía salir en noviembre de 2024.

Los abogados del que fuera íntimo colaborador de Trump, citados por medios locales, indicaron que la decisión de llevar al convicto a su hogar en Alexandria, cerca de Washington, respondió a una solicitud hecha a la Oficina federal de Prisiones el mes pasado en la que aludían a los riesgos de que su cliente contrajera el covid-19 teniendo en cuenta la edad y otras condiciones de salud. Aunque, según recoge la agencia Efe, no se ha informado hasta el momento de que en la prisión de Loretto se haya confirmado ningún contagio.

En marzo del año pasado, fue condenado a siete años de prisión y a devolver seis millones de dólares tras dos juicios acusado de fraude fiscal y bancario, en un proceso relacionado con la llamada trama rusa. Manafort, que dirigió la campaña de Trump entre mayo y agosto de 2016, tuvo que dimitir tras descubrirse que había recibido 12,7 millones de dólares por asesorar en secreto al expresidente ucraniano Viktor Yanukovich (2010-2014), vinculado a Moscú.

Injerencia del Kremlin

Cuando en mayo de 2017 el Departamento de Justicia nombró a Robert Mueller para investigar la presunta injerencia del Kremlin en las elecciones a la Casa Blanca del año anterior, éste puso la lupa en las finanzas de Manafort para forzarle a firmar un acuerdo de colaboración en la investigación de la campaña de Trump a cambio de recibir una condena reducida en sus procesos.

Sin embargo, Mueller rompió el trato al considerar que el asesor le había mentido de forma reiterada, algo que la jueza Amy Berman Jackson, que llevó el caso, consideró probado y lo que podría haber agravado la sentencia.

En diciembre pasado, Manafort ya estuvo hospitalizado varios días debido a una afección cardiaca, y se recuperó en un hospital local de Pensilvania bajo la supervisión de las autoridades de la prisión. Según los abogados, Manafort toma once medicamentos todos los días, sufre de alta presión arterial, enfermedad del hígado y afecciones respiratorias, además de haber contraído gripe y bronquitis en febrero pasado.

La pandemia de coronavirus ha infectado a cientos de reclusos y empleados de cárceles de todo el país, y en los centros de detención de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) se han detectado casi 900 casos entre los más de 29.500 hombres, mujeres y niños recluidos en diferentes centros en todo el país.