El misterioso contagio masivo en un buque lleno de “negativos” en alta mar

Las autoridades argentinas investigan un sorprendente contagio de coronavirus en Ushuaia: 57 de los 61 tripulantes han dado positivo tras 35 días en alta mar y con test negativos previos

Investigan en Argentina el contagio de 57 tripulantes tras 35 días en el mar
Fotografía cedida por la Secretaria de Comunicación Digital y Medios de la provincia de Tierra del Fuego (Argentina) que muestra un buque pesquero en el extremo sur del país.EFE

“El fin del mundo” como llaman al pico donde termina Argentina, Ushuaia y empieza en reino del hielo infinito, está cargado de leyendas. De buques perdidos, es más, los vikingos y piratas pensaban que cualquier barco que alcanzase esos lares caería en un abismo, una cascada que desembocaba en el inframundo. Durante mucho tiempo estuvo maldito en las cartas de navegación de corsarios y capitanes. Pero la leyenda y el misticismo continúan en tiempos de pandemia.

El contagio de coronavirus de al menos 57 de los 61 tripulantes de un buque pesquero que llevaba 35 días en altamar en el extremo sur de Argentina generó sorpresa en las autoridades sanitarias del país suramericano, que abrieron una investigación para dilucidar cómo se originó el brote, informó ayer la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

Las autoridades sanitarias argentinas han iniciado una investigación sobre este misterioso contagio por coronavirus de al menos 57 de los 61 tripulantes del buque pesquero. Sorprende más aún porque se hicieron los test, y dieron negativo, antes de partir.

La ministra de Salud de la provincia austral de Tierra del Fuego, Judit Di Giglio admitió que no se esperaban esto porque se tomaron todas las precauciones. “Para nosotros era muy poco probable esta infección. Es un enigma”, dijo la ministra.

Di Giglio sostuvo que la tripulación del buque llegó por vía aérea a Tierra del Fuego y que “previo a subir al avión todos tenían una prueba de PCR negativa, luego realizaron 14 días de aislamiento en un hotel en la ciudad de Ushuaia y después subieron a la embarcación permaneciendo siempre en altamar y no teniendo contacto con ningún puerto”.

La ministra también dijo que la Prefectura Naval Argentina y los funcionarios sanitarios de la frontera comenzaron investigaciones sobre el buque pesquero, al margen del análisis epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias.

“Se está trabajando fuertemente en la investigación de este brote”, remarcó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzottila, en el reporte sanitario matutino diario en Buenos Aires, ante la incógnita por la aparición de estos casos tantos días después de haber partido de tierra firme ya que la enfermedad no suele cursar un período tan prolongado de incubación.

35 días sin tocar puerto, con tests previos y cuarentena de 14 días

El barco pesquero “Echicen Maru” operaba en altamar cuando algunos de sus tripulantes presentaron síntomas de la COVID-19, lo que activó el protocolo sanitario obligando al buque a regresar al puerto de Ushuaia, de donde había partido 35 días antes. El buque fue aislado en un muelle y sus tripulantes fueron examinados a bordo por un equipo sanitario. La ministra de Salud fueguina manifestó que, de los 61 tripulantes, 57 dieron positivo, dos negativo y a otros dos se les repetirá el análisis.

La provincia de Tierra del Fuego suma 160 positivos de coronavirus, de los cuales 13 corresponden a las islas Malvinas administradas por Reino Unidos pero cuya soberanía es históricamente reclamada por Argentina.

El epicentro de la pandemia en Argentina está focalizado en el área metropolitana de Buenos Aires, con cerca del 90% de todos los enfermos de coronavirus, pero la secretaria de Acceso a la Salud instó ayer al personal sanitario de todos los distritos a estar “alerta” porque “a medida de que aumente la circulación de personas, de trabajadores esenciales, transportistas y crezca la migración interna, es posible recibir un caso sospechoso” y se debe actuar de forma temprana para evitar la propagación del coronavirus.

Al final la peste también llegó al “fin del mundo”, en forma de barco.