Austria expulsa a un diplomático ruso por espionaje industrial

Moscú niega las acusaciones y, en represalia, declara persona "non grata" a uno austriaco

Austria ha decidido expulsar a un diplomático ruso por supuesto espionaje industrial, una acusación rechazada como “infundada” por la embajada de Rusia en Viena, informó este lunes la televisión pública austríaca ORF.

El comportamiento del empleado de la embajada rusa ha violado la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, declaró un portavoz del Ministerio austríaco de Exteriores sin dar más detalles.

El citado ministerio confirmó a la agencia local APA la decisión diplomática de la que habían reportado previamente varios medios locales, según los cuales el presunto espía ha sido declarado “persona non grata” y se le ha dado plazo hasta el 1 de septiembre para abandonar Austria.

El diario “Kronen Zeitung” afirma que el expulsado ha espiado “durante años” a una empresa de alta tecnología, en complicidad con un ciudadano austríaco que terminó por denunciar la situación a sus superiores.

Rusia aplicó horas después el principio de la reciprocidad y declaró persona “non grata” a un diplomático austriaco. “En base al principio de la reciprocidad, se declaró persona non grata a un diplomático de Austria en Rusia”, informó el Ministerio de Exteriores de Rusia en un comunicado.

La Cancillería rusa indicó que este lunes citó al embajador de Austria en Moscú, Johannes Aigner. ”Al embajador le fue presentada una protesta decidida a raíz de la decisión injustificada de la parte austriaca de retirar la acreditación y exigir la salida del país de un diplomático ruso”, indicó el Ministerio de Exteriores.